Tras culminar la reunión en el Palacio de Gobierno, donde se trató la seguridad penitenciaria, el ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor aseguró que existe una gran desproporción entre la cantidad de guardiacárceles y los internos.

En ese sentido, sostuvo que hay que invertir más y tener más guardias cárceles. Señaló que el Ministerio de Hacienda tendrá que ir viendo donde hay rubros vacantes dentro de la administración y reorganizar esa estructura. Reconoció que hay un atraso de pago salarial de los guardias, ya que ellos están sobreviviendo con un salario mínimo.

Con respecto a que si existe una estructura de recaudación, donde los reos pagan para para tener ciertos beneficios, aseguró que esa estructura existe en todas partes, por lo que no descarta el hecho.

Sin embargo, indicó que lo ocurrido en la Penitenciaría de San Pedro no fue a causa de ese tipo de manejos, que por el contrario fue una coincidencia, porque hay más de 400 miembros del PCC y están esparcidos en todas las cárceles del país. Asimismo, sostuvo que solo en Tacumbú hay como 700 reos pertenecientes al clan Rotela.

Por otra parte, aseguró que solo falta el acuerdo del gobierno brasileño para proceder a la entrega de los presuntos criminales. Las conversaciones para ello se dieron desde hace meses y no como consecuencia de lo ocurrido en San Pedro.

Alegó que existen ciertos asuntos que dependen del Poder Legislativo y que él no puede disponer de las Fuerzas Armadas del Nación como sistema de seguridad de las penitenciarias sin tener una reforma legislativa. “El conflicto necesita una solución diferente. No se trata solo de rodear con tropas el lugar y no tener mayor capacidad de injerencia en el conflicto interno”, aseveró.

De los aproximadamente 400 integrantes del grupo criminal PCC, al menos 40 son de nacionalidad brasileña. Sin embargo, no todos tienen procesos pendientes en su país. Sin embargo, hay entre 12 y 14 internos a quienes el gobierno espera expulsar lo antes posible.

“Acá lo que hay es herramientas operativas. Ellos tienen que decidir a qué penitenciaría los llevan. Hay una serie de procedimientos administrativos que ellos tienen que ver”, concluyó el ministro en relación al plazo para que los miembros del PCC sean expulsados del Paraguay.