La ministra de la Niñez y la Adolescencia, Teresa Martínez evaluó las fuertes declaraciones del Monseñor Ricardo Valenzuela, durante su homilía en la Misa Central del Caacupé. Valoró que en nombre de la iglesia, el prelado eclesiástico reconoció los hechos de abuso por parte de algunos integrantes del clero a menores de edad.

“Es una realidad nacional contra la que debemos luchar todos los estamentos, sociedad, estado e iglesia”, dijo. Resaltó que el hecho de reconocer la existencia de ese flagelo es el primer paso para luchar contra el mismo.

“En todo lo que se quiera cambiar, lo primero es reconocer el problema y comenzar a trabajar sobre eso”, dijo Martínez para la 780 AM.

Indicó que el abuso sexual a menores de edad por parte de sacerdotes, pastores y religiosos en general, es una realidad que afecta a varios países del mundo y que todos los estamentos de la sociedad deben luchar contra dicho flagelo.

El obispo de Caacupé, pidió perdón por los abusos sexuales a menores de edad, ocurridos dentro de la Iglesia católica. Dijo que la Iglesia no es un lugar para delinquir e instó a denunciar las irregularidades cometidas por curas, obispos o sacerdotes.

Igualmente, exigió que se termine la corrupción y advirtió a las autoridades de que si no se hace algo urgente, la ciudadania hará justicia por mano propia.