El intendente de Asunción, Mario Ferreiro, destacó este miércoles que llegaron a un acuerdo con la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (ESSAP) coordinar trabajos a modo de dejar menos pozos en la vía pública y proceder a ejecutar mejores de trabajos de bacheos, luego de los trabajos de reparación de fugas de agua.

Ferreiro reconoció que una gran problemática en Asunción es cuando la ESSAP deja mal reparada la capa asfáltica o simplemente la rellena con piedras luego atender una avería de tubería.

En ese sentido, señaló que ayer, tras reunirse con Natalicio Chase, nuevo presidente de la empresa estatal, acordaron mantener un contacto fluido sobre los trabajos que ejecutarán las cuadrillas de la ESSAP en calles capitalinas.

Expresó además que la prioridad en Asunción son los caños con vida útil vencida, servicio de agua corriente y otras instalaciones de ese tipo.

Aseveró que el panorama actual es “preocupante”, pero afirmó que se dedicarán más a la acción antes que a lamentarse.

Comentó que la ESSAP tiene cerca de 4.000 caños rotos y cerca de 12.000 conexiones clocales que hacer. Sobre este punto, acotó que el problema es la falta de dinero, teniendo en cuenta que la ESSAP pasa por una crisis fiananciera, donde tuvo que reajustar tarifas y donde ambién tiene otros grandes proyectos que ejecutar que simplemente reparar caños.