Miembros de más de 50 organizaciones de todas partes del país marcharon en la tarde-noche del 8 de marzo, desde la Plaza de las Mujeres hasta la Plaza de la Democracia, reclamando varias reivindicaciones de sus derechos básicos y principalmente laborales, en conmemoración del Día Internacional de la Mujer.

El centro de Asunción se vistió de púrpura, unas cinco mil mujeres niñas, jóvenes y adultas se manifestaron con pancartas, banderas y carteles en mano, reclamando igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. “Salario y trabajo igualitario”, “No a la discriminación, ni violencia de género”, “Salario justo para las empleadas domésticas”, “Destruir el patriarcado”, “Basta con el feminicidio y el acoso laboral”, rezaban algunas de las pancartas.

La marcha por el 8M se realizó desde la Plaza de las Mujeres hasta la Plaza de la Democracia. Foto: Gentileza
La marcha por el 8M se realizó desde la Plaza de las Mujeres hasta la Plaza de la Democracia. Foto: Gentileza


Manifiesto #8MPy 2018

El manifiesto de las mujeres paraguayas reza lo siguiente: “En Asunción, en Encarnación, en Ciudad del Este, Hernandarias, Pilar y tras ciudades de Paraguay, levantamos nuestras voces y ponemos nuestros cuerpos. Seguimos las raíces históricas de esta fecha, donde las mujeres obreras y las socialistas cambiaron el mundo. Hoy los feministas siguen cambiando el mundo y se constituyen quizás el principal movimiento que cuestiona las bases fundamentales de las sociedades patriarcales, capitalistas, heteronormativas, colonialistas y racistas”.

Agrega: “Hoy paramos NO para tener las mismas condiciones que los hombres dentro de este sistema, paramos por un sistema que sea justo y humano para todas y todos, y también para la tierra.

En Paraguay, en este año electoral, recordamos no solo a quienes nos gobiernan -y quienes pretenden gobernarnos- que la pobreza y el desempleo nos afectan principalmente a las mujeres. Que las políticas de ajuste recaen sobre nuestros cuerpos, que estamos precarizadas y explotadas y que todavía nuestros lugares de trabajo, en el campo y la ciudad, son espacios de violencia, de injusticias y de exclusiones”.

También señalaron “el capital y el Estado se sostienen sobre nuestro trabajo reproductivo y de cuidado, el que hacemos casi en soledad, en todas las casas, con todas las hijas e hijos, y personas enfermas. Las responsabilidades familiares no son compartidas entre todas las personas integrantes de la familia, las mujeres dedicamos 60% de nuestro tiempo a labores no remuneradas en el hogar que no incluye reconocimiento ni prestaciones”.


“Nosotras sostenemos el mundo”

Además indicaron que en Paraguay todavía el 40% de las mujeres trabajadoras no tienen protección social. “Seguimos ganando un 30% menos que los hombres por igual trabajo y acceder a puesto de jerarquía superior nos lleva el triple de tiempo, aunque tengamos el mismo nivel de formación que un hombre. Las mujeres accedemos a menos contratos colectivos. Todavía existen más de 40 mil niñas (y niños) de entre 9 a 14 años en situación de criadazgo en Paraguay”.

Agrega: “La hipocresía social en torno a nuestros cuerpos y vidas es la constante. Se nos celebra y resalta como gloriosas, como madres, como abnegadas y todopoderosas, nosotras sabemos que esta idealización es solo una forma más de naturalizar violencias y justificar las exclusiones que pasamos día a día. No queremos ser valientes, no queremos ser kuña guapas. Queremos derechos”.

“Todas las mujeres exigimos:”

“Que el Estado, desde el Ejecutivo y todos sus ministerios, el Legislativo, y el Poder Judicial, así como todas las gobernaciones y municipalidades, asuman su rol como garantes de derechos de una vida digna, libre de violencia y discriminación para todas las mujeres, niñas y adolescentes, en todo el país. Además pedimos servicios de salud gratuitos, de calidad, integrales, amigables y con enfoque de derecho para niñas, adolescentes y jóvenes, y en los que se acceda a métodos anticonceptivos e insumos generales para la atención. Exigimos los derechos laborales y posibilidades de la capacitación para las trabajadoras/es de la salud”.

También solicitaron políticas públicas para la educación integral de la sexualidad con información científica, actualizada, laica, y sin ningún tipo de injerencias. “Exigimos la visibilidad de las mujeres en la educación, en todos los ámbitos del conocimiento, como protagonistas y constructoras de la academia y el mundo del conocimiento. Queremos una educación que no discrimine y nos enseñe a ser autónomas, no sumisas. Exigimos la derogación de la resolución 29.664 de Riera que prohíbe género en la educación. Exigimos la libertad a decidir sobre nuestros cuerpos y la despenalización del aborto. Exigimos el cumplimimeto de las normas de atención humanizada post-aborto. Pedimos que se ponga fin a la violencia sexual, a los embarazos y las maternidades infantiles. Estas son formas de tortura”.

Continúa el manifiesto: “Exigimos protocolos para las denuncias en casos de acoso sexual, laboral y tomen las medidas correspondientes, tal como lo establece la Ley de protección integral a las mujeres contra toda forma de violencia”. Denunciamos también el no cumplimiento de las leyes que combaten la violencia y castiga a los agresores, en general, y en nuestros lugares de trabajo".

"Exigimos el cumplimiento de la Ley de protección de la maternidad y apoyo a la lactancia materna”. Exigimos igualdad salarial y promoción laboral para acceder a los cargos de toma de decisión, además seguridad social y jubilaciones. Que las tercerizaciones no sean motivos para violar los derechos de las trabajadoras en cuanto a salarios, horas de trabajo, aguinaldo, antiguedad y seguridad social”.

También solicitaron derechos humanos de acceso a la vivienda, a la paridad política, a vivir en un ambiente saludable, sin discriminación, entre otros pedidos. (ver manifiesto en facebook: Paro Internacional de Mujeres-Paraguay)

Servicios

Antes de la marcha, muchas diferentes organizaciones ofrecían sus servicios dirigidos a las mujeres. En la Plaza O´Leary, el Consultorio Jurídico Feminista ofreció asesoría jurídica y psicológica a las mujeres.

"Yo paro"

La iniciativa “Yo paro” se realizó en varias ciudades del país y en distintas instituciones públicas y privadas. Consistió en un paro simbólico de 10 minutos en apoyo a las causas del Día Internacional de la Mujer.

Periodistas del diario La Nación pararon un momento por el 8MPy. Foto: Eduardo Velázquez.
Periodistas del diario La Nación pararon un momento por el 8MPy. Foto: Eduardo Velázquez.

Organizaciones participantes

Algunas de las organizaciones adheridas al #ParoInternacionaldeMujeres #8MPy son Amnistía Internacional, Católicas con Derecho de Decidir (CDD), Central Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Populares (CNOCIP), Centro de Estudiantes de Medicina UNA, Confederación de la Clase Trabajadora (CCT), Grupo de Activistas “Por Ellas”, MCP-Mujeres Campesinas del Paraguay, Juventud en Contramano, Acción Directa Caracolito, ADESP, Airena Grupo por los derechos de las lesbianas, P-MAS: Partido del Movimiento al Socialismo, Unidas en la Esperanza (UNES), Sindicatos de Periodistas del Paraguay (SPP), Sindicato de Trabajadoras Domésticas – SINTRADI, Sindicato de trabajadores de la ANDE (SITRANDE), Sindicato de trabajadores de la Empresa Itaipú Binacional, Sindicato de Trabajadores de la Municipalidad de Asuncion (SITRAMA), entre otras.