Yohana Espínola (18) fue diagnosticada hace cuatro años con tumor de células gigantes en la rodilla y para conservar la pierna necesita una prótesis que cuesta G. 44 millones. Pide a la ciudadanía que la ayude a cumplir su sueño. El plazo médico es de dos meses o tendrán que amputarle la pierna.
 
"Mi hijo es mi motivo. Él es mi motivo para seguir todos los días, levantarme, hacerle desayuno, bañarlo, hacerle la comida, irme al hospital por él", cuenta Yohana.
 
A pesar de la dificultad por la que atraviesa, ella conserva su sonrisa en todo momento y está con muchas esperanzas. Desde niña trabajó en el mercado de Abasto como vendedora ambulante para ayudar a su familia con los gastos.
 
Hoy vive en la ciudad de Ypané, tiene un hijo, Samuel, de 4 años que es su mayor motivación para no decaer. No cuenta con ningún  familiar que la ayude y además no tiene un empleo fijo, salvo algunos trabajos ocasionales como lavado de ropas, entre otras changas. Es madre soltera, aunque el papá del niño le trae algunas provistas de vez en cuando (es ayudante de albañil); sin embargo, los ingresos no alcanzan para cubrir sus necesidades de salud.
 
Sueña con poder caminar, conseguir un trabajo y de esta forma darle lo mejor a su hijo: "techo, abrigo y comida, todo lo que se merece (…) Amor, por sobre todo amor, que todo el día le doy y él me da también. Me da fuerza para seguir adelante", afirma.
 
Para cumplir su sueño necesita la suma de G. 44 millones que es el costo de la "prótesis no convencional para fémur distal con articulación en rodilla", monto con el que no cuenta por ser de escasos recursos.
 
Diagnóstico

El Dr. Francisco Perrotta, Oncólogo del Hospital de Clínicas donde ella está siguiendo su tratamiento, explicó que Yohana es "portadora de un tumor de células gigantes del extremo distal del fémur, del lado de derecho, y que requiere de la recepción del extremo proximal del fémur y la colocación de una endoprótesis".

"Esta es una afección tumoral benigna, pero localmente es un tumor agresivo que es destructivo local en su evolución y rara vez, es excepcional que dé una diseminación a distancia, por ello que el tratamiento que se propone es curativo y a la vez es uno de conservación de miembro", manifestó.

Además de la operación, explicó que la joven necesitará de una rehabilitación posterior para que sea funcional su miembro, ya que la única parte afectada es la rodilla, por ello las prótesis no convencionales se hacen sobre medida para restaurar la función y vuelva a caminar normalmente.

"En el Hospital de Clínicas vamos a trabajar para ofrecerle lo mejor", añadió.

El profesional indicó, además, que ella está ahora con un tratamiento con base en una sustancia oncológica, también moderna, llamada 'Denosumab' que es proveída por la Fundación Asoleu. "Con eso estamos manteniendo el tumor, pero en dos meses ya debería operarse", manifestó. Sigue su tratamiento con los oncólogos de Clínicas, Dr. Oscar Garozzo y Diego Figueredo.

A pesar de las adversidades, Yohana no pierde las esperanzas y trata de mantenerse firme por su hijo. Sueña además con ser chef, especializarse en dulces, o también estudiar peluquería para poder trabajar y salir adelante con su hijo.
 
"Ojalá que sea rápido, es lo único que puedo decir, porque ya esperé mucho ya. Esperé tres o cuatro años ya, y es algo como inalcanzable para mí a veces, decaigo, pienso que no voy a alcanzar, pero miro a mi hijo y tengo la fuerza de volver a levantarme día a día; y sueño con caminar, estudiar, trabajar y darle lo mejor a mi hijo", finalizó.
 
Solidaridad

Yohana cuenta que no quiere perder la pierna, pero que la prótesis cuesta mucho dinero y no puede cubrir el tratamiento. "Cualquier granito de arena suma y apelo encarecidamente a la ayuda de la gente, quiero volver a caminar y ser una madre normal para mi hijo, jugar con él, llevarlo a la escuela me cuesta mucho movilizarme para cualquier cosa", manifestó.