“Nosotros si no sufrimos, no somos paraguayos. Sabía que iba costar porque por más que tenga experiencia, cerrar los torneos no es fácil. Ganar la primera medalla de oro para la historia de tu país en unos Juegos Panamericanos tam­poco es fácil y por suerte lo pude hacer”, explicó Fabri­zio Zanotti.

La definición estuvo electri­zante en desempate, en donde el golfista guaraní mostró su temple. “Creo que lo que no hice en el último hoyo lo hice en el playoff, haciendo un tirazo en el segundo juego. Se hizo justicia. Jugué muy bien al golf en la ronda final, le pegué a la pelota en forma impresionante con la presión que tenía encima mío y con las ganas, porque tenía unas ganas inmensas de ganar la presea de oro. Creo que hice un gran golf, solo me equivo­qué en el último hoyo, pero ese mismo hoyo me dio luego el oro”, destacó el medallista.

Al responder sobre qué sin­tió al empatar entre tres luego de liderar gran parte de la competencia, dijo: “Tenía un poco de enojo dentro mío porque venía jugando de gran manera, pero gracias a Dios al final pude alcan­zar el oro”.