Tras las precipitacio­nes que se observa­ron en estos días, en principales puntos del país generan buenas expectati­vas en el campo, que celebró esta situación que beneficia a la producción nacional y a la economía local.

“La mejor noticia: la lluvia. Lo suficiente para el inicio de la siembra. Se apagan los fuegos, se inicia el rebrote del pasto y mejoraría la calidad del aire. También hay lluvia en el Pan­tanal para iniciar la recarga del río Paraguay. Y lo mejor es que seguirá lloviendo”, expresó el economista Manuel Ferreira. Alegó que la lluvia es deter­minante para los resultados económicos 2021. La agricul­tura debe tener una buena per­formance para que los demás sectores, sobre todo comercio y servicios, los más afectados por la pandemia, puedan recu­perarse.

Paraguay estuvo afectado en el 2020 no solo por el covid-19, sino también por una fuerte sequía, que impactó mucho en el Chaco y la ganadería y por la bajante de los ríos, que afectó el comercio y la producción de electricidad, afirmó.

El investigador científico y especialista en clima, Norman Breuer, señaló a La Nación que tanto los productores de soja como los de la agricultura fami­liar estaban esperando estas lluvias para sembrar, con lo que ahora se puede avanzar. “Llo­vió también en zonas de pastu­ras, que podrán comenzar así el rebrote primaveral. Final­mente, en muchas zonas cas­tigadas por grandes incendios, la lluvia ha ayudado a mitigar el problema, hasta extinguiendo en algunas zonas, como San Rafael, aunque no hay que bajar la guardia”, reveló.

Se dieron reportes de lluvia en los distintos puntos del país, como en Pirapó (Itapúa) que registró 50 mm de lluvia, en Mbutuy (Caaguazú) cayó 25 mm, en la Colonia Ceibo de Puerto Pinasco (Presidente Hayes) 40 mm, y en Guayaybí (San Pedro) unos 40 mm.

Dejanos tu comentario

10H

El nivel de ocupación de camas de terapia intensiva llegó al tope. ¿Qué debe hacer Salud Pública?

Click para votar