La persistente intervención del Banco Central del Paraguay (BCP) dentro del mercado cambiario sigue evitando que el par dólar-guaraní pueda romper la barrera de los 7.000 guaraníes. La demanda por parte de multinacionales e importadores de gran porte es la constante del mercado. La preferencia por la moneda americana es una realidad desde hace mucho tiempo en el mercado, señala el comentario semanal de Basa Capital. “Ubicamos soportes o pisos en G. 6.800 y G. 6.700; mientras que las resistencias o techos situamos en G. 7.100 y G. 7.200”, menciona el análisis publicado por la entidad.

Los datos estadísticos de Reuters muestra que desde marzo del 2018, el tipo de cambio se presentaba con tendencia al alza, pasando de niveles de G. 5.465 hasta llegar a los G. 6.940, nivel en el que se encuentra en estos momentos, esto representa un incremento lineal del 27,01% en 615 días, o una tasa anual efectiva del 15,24% anual.

Basa Capital explica que la venta permanente de dólares al mercado cambiario por parte del BCP está drenando la liquidez en moneda local y los niveles de cuenta corriente PYG de casi 7 billones a marzo del 2020 se redujo por debajo de los 5 billones.

“Si bien la liquidez actual, comparado con las cifras promedio anterior a la pandemia, siguen por encima de las mismas, no es menos cierto que la venta de dólares continúa de manera incesante, por lo que es de suponer que el proceso de esterilización se seguirá verificando en los próximos meses. A esto sumamos que la regulación del encaje legal, se debería dar a partir de enero del 2021, por lo que creemos que tendremos un nivel promedio habitual en pocos meses más”, agrega. El proceso de tasas bajas podría tener su fin en el mediano plazo.

Dejanos tu comentario