Uno de los principales problemas del sector de la caña de azúcar es la baja productividad por hectárea, principalmente en el segmento de los pequeños productores. Para que este grupo sea competitivo se necesita por lo menos incre­mentar un 70% los niveles medios de rendimiento nacio­nal, según representantes de la parte pública y privada.

A finales del mes pasado se realizó el acto de lan­zamiento del Programa Nacional de Caña de Azú­car 2019-2023, liderado por el Ministerio de Agricul­tura y Ganadería (MAG), y la misión principal es el incre­mento y sostenibilidad de la producción a nivel nacio­nal. Actualmente se obtiene unas 45 toneladas por hec­tárea al año, como promedio nacional de rendimiento, y se busca aumentar este nivel a, como mínimo, unas 75 tone­ladas por hectárea.

El Plan Nacional debe enfo­carse en las necesidades de los pequeños productores para que haya una reactiva­ción. Este segmento es el más vulnerable y necesita una asistencia integral, manifes­taron representantes del sec­tor privado.

INVERSIONES

Este plan invertirá recursos para lograr mejorar la com­petitividad del rubro, desde el mejoramiento de las con­diciones del suelo para la producción, la apertura de nuevos mercados, la asis­tencia técnica y crediticia, para incrementar la pro­ductividad tanto en aspec­tos de calidad, como de can­tidad. Se apunta a satisfacer la demanda de materia prima a nivel local, con proyección a los mercados internacio­nales, informó el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

La inversión en la primera etapa contempla la asisten­cia integral para el cultivo de unas 5.000 hectáreas anuales hasta el año 2023.

El programa abarcará 7 departamentos, considerados los principales productores e industrializadores de caña de azúcar, que son Guairá, Caa­zapá, Central, Caaguazú, Paraguarí, Cordillera y Misio­nes, informó el MAG.