Con el objetivo de establecer requeri­mientos oficiales que controlen los procesos de cer­tificación de los animales con superioridad genética, el Ins­tituto Nacional de Tecnolo­gía, Normalización y Metro­logía (INTN) aprobó la norma nacional de Mejoramiento Genético de Rebaños Bovinos para la Producción de Carne.

Carlos Ortiz Peña, socio direc­tor de GenSys Paraguay Con­sultores Asociados, explicó que el Comité Técnico de Nor­malización será el encargado de fiscalizar los procesos de emisión de certificados a los animales superiores partici­pantes que cumplan con los requisitos exigidos por el pro­grama de mejoramiento gené­tico. Esta es la primera vez que se aprueba una norma de esta envergadura y por medio de esta reglamentación se busca identificar un animal de cali­dad genética superior, que al mismo tiempo facilite y fomente el acceso a una oferta de ganado probada y eficiente para la rentabilidad ganadera, expresó Ortiz.

BENEFICIOS

Así también, Ortiz mencionó que la producción de genética respaldada por procedimien­tos estandarizados va a ser muy beneficiosa para los invo­lucrados directos, que son los productores propietarios de los rebaños evaluados, porque van a estar al nivel de otros países de la región, que utili­zan las evaluaciones genéti­cas que generan las Diferen­cias Esperadas en la Progenie (DEPs) como principal herra­mienta de selección.

El esquema de trabajo está diseñado para bovinos resul­tantes de cruzamientos pla­nificados y animales de razas puras con aptitud para carne. Es decir, para varios produc­tores o empresas ganaderas que trabajan en competen­cia asociativa, obteniendo así mayor precisión en las infor­maciones genéticas gene­radas para la selección, por medio del procesamiento de una mayor cantidad de datos provenientes de diferentes poblaciones unificadas. Ava­lará la calidad de los anima­les identificados como supe­riores, facilitará el acceso del ganadero a instrumentos rea­les de genética probada para el mejoramiento de la produc­tividad y aumentará los ele­mentos de trabajo para posi­cionar a la ganadería nacional como proveedor de genética diferenciada con valor agre­gado en el mercado extran­jero, explicó el profesional.

SIGUIENTE ETAPA DEL PROCESO

La siguiente etapa de este proceso será determinar qué institución gubernamental asumirá el rol de autoridad competente contemplado en la norma del INTN para aprobar los proyectos técnicos pre­sentados por los programas de mejoramiento genético, además de fiscalizar y controlar los procesos involucrados en cada uno de ellos.

La norma debe enlazar a los criadores en el proceso de selección y mejoramiento genético de sus rebaños. Seguidamente, el animal considerado como superior debe poseer un documento rubricado por su propietario o representante legal, además del responsable de la inspección fenotípica y de las evaluaciones genéticas, que a su vez deberán ser acreditados por una entidad fiscalizadora mediante la aprobación del proyecto técnico presentado por el programa de mejoramiento interesado.