En el mes de setiembre de este año se llevará a cabo una de las más exigentes auditorías al sis­tema sanitario y productivo de la carne bovina, que es la de la Unión Europea. Esta misión es fundamental para seguir manteniendo abierto este importante destino de la carne bovina nacional.

El Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa) está ajustando los detalles con vistas a una misión técnica de auditoría de la Oficina Veterinaria y de Alimentos (FVO, por sus siglas en inglés) de la Unión Europea, y en este marco ayer se realizó una reunión preparatoria, informó el departamento de comuni­cación del servicio veterina­rio oficial.

José Martin Camperchioli.
José Martin Camperchioli.

Esta misión técnica tiene como objetivo realizar ins­pecciones en distintos pun­tos del sistema de sanidad y la cadena de producción pecuaria y de productos cár­nicos del país, de manera a verificar su equivalencia con los estándares establecidos por las normas europeas, informó José Carlos Martin Camperchioli, presidente del Senacsa.

El encuentro de ayer contó con la participación del sec­tor privado y funcionarios de la institución involucrados en el ámbito de esta activi­dad para iniciar los trabajos específicos relacionados con esta misión.

IMPORTANCIA

La certificación brindada por la Unión Europea es de gran importancia para Paraguay, ya que nos permite posicio­nar a los productos cárnicos de exportación en uno de los mercados más exigentes del mundo, destacó el Senacsa. En los dos primeros meses del año las exportaciones de carne bovina fueron dirigi­das a 24 diferentes merca­dos y la Unión Europea tuvo una participación del 2%, de acuerdo a los datos del Senacsa.

En el primer bimestre del año los principales merca­dos de la carne paraguaya en términos de generación de divisas fueron Chile con 44% de participación, Rusia con el 25%, Israel 15%, Brasil 6%, Vietnam 3%, Taiwán 3%, Unión Europea 2% y otros mercados con el 2%.

Entre enero y febrero de este año los embarques de la pro­teína roja generaron US$ 134 millones. El volumen embar­cado fue de 33.010 toneladas, que representa una retrac­ción del 8,2% en compara­ción al volumen del mismo periodo del año pasado.