Los problemas climá­ticos que tiene Brasil reducirán en forma considerable su volumen de producción de trigo y ten­drá la necesidad de importar más en la presente campaña, según el medio brasileño Safras & Mercado.

Jonathan Pinheiro, ana­lista de mercados, explicó que la situación climática sigue repercutiendo en el trigo brasileño y las pérdidas tendrán que ser suplidas con la importación desde Para­guay. Argentina también es un proveedor del cual se abastecerá Brasil, informó.

Paraguay también viene de sendas campañas complica­das en el rubro trigo que lo llevó a disminuir drástica­mente su volumen de expor­tación.

La producción está siendo destinada mayormente al mercado interno y las indus­trias no tienen problemas de falta de materia prima. El poco remanente es desti­nado a la exportación, prin­cipalmente al mercado bra­sileño.

Este año la realidad no es muy distinta y a pesar de que la cosecha mejoró en comparación a la tempo­rada pasada aún los índices están muy debajo de cam­pañas en las que el cereal se acercaba a los 1,5 millones de toneladas, según datos de la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comerciali­zadores de Cereales y Olea­ginosas (Capeco).

ESTADÍSTICAS

Las exportaciones de trigo registraron una drástica reducción del 85% en la campaña 2017-18 según el informe de la Cámara Paraguaya de Exportado­res y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas. En la temporada 2017-18 la salida de trigo alcanzó un volumen de 53.922 tone­ladas; mientras que en la zafra anterior la cantidad comercializada en el exte­rior fue de 359.250 tonela­das.

Sonia Tomassone, asesora de comercio exterior de la Capeco, explicó que esta importante retracción obedece a la merma signi­ficativa en la producción en la última campaña. La menor cosecha respondió a la reducción del área de siembra generada por los bajos precios y la inciden­cia de la siembra cada vez más precoz de la soja.