A finales de este mes e inicio de diciem­bre, el Ministerio de Hacienda pretende rea­lizar el primer desembolso del nuevo crédito programá­tico de US$ 200 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), aprobado recientemente por el Con­greso Nacional. La transfe­rencia será al Ministerio de Obras Públicas y Comuni­caciones (MOPC), que será la institución encargada de ejecutar estos recursos.

La directora de Política Macro-fiscal, Viviana Casco, informó ayer durante la pre­sentación del informe de Situación Financiera (Situ­fin), que el Ministerio de Hacienda ya se encuentra realizando todos los trámites para tener el primer desem­bolso. En ese sentido, Casco dio a entender que la inten­ción es inyectar a la econo­mía US$ 100 millones antes de que termine este año, pero aclaró que dependerá de la necesidad de recursos que tenga el MOPC.

“Nosotros por lo menos en nuestra proyección siem­pre estimamos un escenario donde ellos utilicen todo. Por lo que hablamos con Obras Públicas, ellos (MOPC) ya tienen identificado US$ 60 millones, es decir, llega el dinero y van a utilizar ese monto”, mencionó.

UTILIZAR

Al ser consultada si los US$ 100 millones pueden ser uti­lizados atendiendo el límite establecido por la Ley de Res­ponsabilidad Fiscal (LRF), Casco respondió que sí es posible y explicó que inclu­sive ejecutando los US$ 100 millones y los US$ 96 millo­nes que le sobran al MOPC de los bonos soberanos de este año, el déficit fiscal llegaría al 1,3% o 1,4% del PIB. Es decir, por debajo del 1,5% estable­cido como límite en la LRF.

“Hay sectores que dicen que se está desacelerando el consumo. El mes pasado ya vimos que sí, la tendencia de que se desace­lere levemente, pero que tam­poco afecte de manera conside­rable a los ingresos”, mencionó.

De acuerdo a los técnicos del Ministerio de Hacienda, el desembolso de estos US$ 100 millones tendría un efecto importante sobre el con­sumo, sector que presenta una retracción importante desde hace un tiempo. Una de las causas de la retracción es el techo establecido a los inte­reses aplicados a través de las tarjetas de crédito, que hizo desaparecer promociones, y por ende, afectó las ventas, según el estudio de la consul­tora MF Economía.

DÉFICIT FISCAL AL CIERRE DE OCTUBRE

A G. 1,02 billones (US$ 171,4 millones) ascendió el déficit fiscal de la Administración Central desde enero a octubre del 2018, según el informe de Situación Financiera (Situfin), presentado ayer por el Ministerio de Hacienda. El déficit fiscal experimentado en estos 10 meses se dio debido a que la Administración Central gastó G. 27,748 billones (incluyendo inversiones), monto supe­rior a los ingresos percibidos, que ascendió a G. 26,727 billones durante el periodo estudiado.

El desequilibrio representa el 0,4% del Producto Interno Bruto (PIB) actual, que asciende a cerca de US$ 40.000 millones, según el año base 2014. En cuanto al resul­tado fiscal anualizado (últimos 12 meses), el déficit fiscal llegó a G. 2,242 billones, representando el 1,0% del producto.