La carne bovina para­guaya sigue cediendo drásticamente terreno en el mercado chi­leno y en el primer semes­tre del año su participación tuvo una disminución de 17,1 puntos porcentuales, según el informe de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias del Ministerio de Agricultura de Chile (ODEPA).

Entre enero y julio la par­ticipación de la proteína roja nacional en Chile fue del 31,1%; mientras que en el mismo periodo del año pasado el producto nacio­nal abarcaba el 48,2% de ese mercado.

Hay dos factores puntuales que explican esta merma. Por una parte, seis industrias cárnicas paraguayas están suspendidas temporalmente para la exportación de carne a Chile y, por otro lado, la pér­dida de mercados de Brasil hizo que se concentre fuer­temente en Chile como una plaza importante, explicaron analistas del mercado inter­nacional.

Respecto a las plantas, repre­sentantes del Servicio Nacio­nal de Calidad y Salud Animal (Senacsa) confían en que en el corto plazo se vayan habili­tando. La semana pasada una misión técnica chilena ins­peccionó a tres frigoríficos y podrían haber novedades posi­tivas en los próximos 15 días.

RETRACCIÓN

Entre enero y junio de este año se exportaron unas 32.134 toneladas de carne vacuna a Chile, que corresponde a una disminución del 28,3% con relación a las 44.836 tonela­das exportadas en el mismo periodo del año pasado.

Los ingresos por exportacio­nes del producto al mercado chileno totalizaron US$ 165,2 millones hasta mayo. Esta cifra representa una caída del 23% en comparación con los US$ 214,6 millones gene­rados en el primer semestre del año, de acuerdo al reporte del gobierno de Chile.

PROVEEDORES

En el primer semestre del año Chile importó 103.020 toneladas de carne bovina y los proveedores fueron Brasil con 50.613 toneladas, Para­guay 32,124 toneladas, Argen­tina 14.515 toneladas, Esta­dos Unidos 3.393 toneladas, Uruguay 2.127 toneladas y Canadá 237 toneladas.