El buen comporta­miento que está teniendo el mercado ruso en lo que va del año para el comercio de carne bovina paraguaya está alivianando los efectos de la restricción que pesa sobre cinco plantas frigoríficas para la exporta­ción de Chile.

De acuerdo al reporte de Faxcarne, divul­gado por la comisión de carne de la Asociación Rural del Paraguay, hay conformidad por parte de los exportado­res nacionales por la buena demanda de Rusia y también por el nivel de precios. El blo­queo que sufrieron las indus­trias locales en Chile no están generando un gran problema para el sector, ya que los rusos están muy demandados y con valores aceptables, refiere el reporte de Faxcarne.

Rusia fue el principal com­prador de carne bovina para­guaya en enero, según el informe del Servicio Nacio­nal de Calidad y Salud Ani­mal. Se exportaron 6.645 toneladas de la proteína roja al mercado ruso por un valor de US$ 24,3 millones.

Ya antes de la suspensión de frigoríficos en Chile el mer­cado ruso estaba teniendo una tendencia de mejora en los precios de compra de la carne local. En dicho mes, el producto tuvo una aprecia­ción del 21% en Rusia alcan­zando un precio promedio de US$ 3.669 la toneladas, con­tra US$ 3.032 la tonelada del mismo mes del 2017.

El Servicio Federal de Vigi­lancia Sanitaria y Fitosa­nitaria de Rusia sometió a procesos de controles labo­ratoriales a 5 plantas cár­nicas nacionales más. La medida abarca a los frigorí­ficos MUSSA, FRISA e IPFSA para la exportación de carne bovina; Corporation Avícola, en la provisión de carne de pollo; y Frigorífico Minerva de Belén, para los envíos de menudencias.