La Dirección Nacional de Aduana (DNA), en uso de sus atribuciones, se encuentra realizando fiscalizaciones de las operaciones aduaneras en todas sus modalidades tanto en puertos como aeropuertos del país arrojando resultados que impactan positivamente en las recaudaciones.

La actual administración de la DNA reafirma su compromiso, acorde con la política gubernamental, por la consolidación de una mayor transparencia institucional que apunte a la disminución de los niveles de evasión dentro de los procesos aduaneros y reditúen con el mayor rendimiento de las recaudaciones.

El cumplimiento de este objetivo permitirá la transferencia de mayores recursos al Fisco para el cumplimiento de sus obligaciones en educación, salud e inversiones de capital, para construir las bases para el crecimiento económico nacional y la consolidación del bienestar social.

Las verificaciones se desarrollan en estricto cumplimiento de las normas legales que rigen en la República y se ejecutan, de forma interinstitucional, en colaboración con otras entidades del Estado afectadas a las tareas de control y fiscalización.