Gustavo Leite, ministro de Industria y Comercio cuestionó duramente lo que a su criterio es una gran irresponsabilidad, refiriéndose a la polémica generada en torno al Frigorífico Concepción, tras hallarse que ingresó al país carne sin certificación sanitaria.

“No podemos permitir que una irregularidad nos salpique a todos”, aseveró en comunicación con Radio Nacional del Paraguay. Lamentó que la situación perjudique a los trabajadores.

“Los empleados deben seguir operando, no tienen la culpa de la irresponsabilidad de sus patrones”, dijo. Agregó que para paliar este problema, el gobierno decidió levantar sanciones y así poder comercializar con solo algunos mercados.

Lapidó el hecho de que le abogado de la empresa frigorífica haya admitido que introdujeron al país 4 millones de kilos de carne sin registro sanitario. Por otra parte, exigió explicaciones, pues hace cuatro meses “estamos comiendo carne brasileña y nadie nos contó”.

En otro orden, resaltó la poca seriedad del comunicado de la compañía al referirse solo a la ARP y a la industria, olvidándose de los consumidores.

Situación degrada imagen país

Añadió que el Jefe de Estado ordenó que la investigación llegue hasta los últimos hechos. Aseguró que contarán al mundo el problema, pero así también contarán como lo resolverán.

Con respecto a la certificación expuso que esta garantía verifica antes de dar el permiso: qué cadena frío tuvo, cómo se mantuvo, cuánto se faenó, si está o no por vencer.

Por último, anunció que este domingo irá a París el responsable de SENACSA, en el marco de la Asamblea Mundial de la Organización Mundial de Entidades Sanitarias. En este evento tendrá que dar explicaciones a los principales mercados de la carne paraguaya: Chile, Rusia, Taiwán, Israel, considerados nivel prémium.