Israel sigue sin registrar muertos por covid-19 y en las últimas 24 horas (entre viernes y sábado) solo se detectaron 38 contagios, la cifra más baja en un año. El país se convirtió en un modelo a seguir para todo mundo. Más del 60% de su población ya fue vacunada y comienzan a recuperar cierta normalidad: ya no se usa mas­carilla al aire libre y reabrie­ron casi todos los sectores, pero con protocolos.

Ese país sigue dejando atrás la pande­mia tras una rápida campaña de vacunación con la que inmunizó a más de la mitad de su población. Tras reali­zar el sábado 8.752 pruebas, menos de 40 salieron posi­tivas, según datos difundi­dos ayer por el Ministerio de Sanidad.

Este número ilus­tra la gradual tendencia a la baja de la tasa de morbilidad del país, que no está sujeto a grandes restricciones, prosi­gue con el retorno a una casi completa normalidad, y va camino a conseguir la anhe­lada inmunización colectiva.

Recordemos que Israel llevó a cabo una de las campañas de vacunación más veloces del mundo, con más de cinco millones de habitantes, en una población de unos nueve millones, que ya han sido ino­culados con ambas dosis de la vacuna. Desde hace una semana, los israelíes tam­poco están obligados a lle­var mascarilla al aire libre, y el ambiente en las calles recuerda en gran medida al de los tiempos previos a la pandemia.

Actualmente, el país tiene poco más de 1.800 enfermos activos, y solo 153 personas están hospitaliza­das en condición grave. La vacunación no solo redujo en gran medida las infeccio­nes, sino también el número de fallecidos e ingresados en estado crítico. El 23 de abril, el país no registró muer­tes por primera vez desde el comienzo de la pandemia.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar