AFP.

El papa Francisco divulgó este miércoles la exhortación apostólica “Querida Amazonia”, un texto muy esperado en el que evitó pronunciarse sobre los curas casados y denunció a las empresas que siembran la “injusticia y crimen” en este territorio azotado por la devastación y la pobreza.

El texto, de unas 24 páginas, dividido por capítulos, generó mucha expectativa porque el papa argentino elude el delicado tema del celibato, defendido con vehemencia por los sectores ultraconservadores.

Con esa decisión, Francisco desea que la exhortación apostólica se centre en los desafíos ecológicos, sociales y pastorales, y no tanto en el fin del celibato, tema que divide profundamente a la Iglesia.

Para Andrea Tornielli, directora de comunicación del Vaticano, Francisco quiso evitar que la exhortación se convierta “en un referéndum” sobre la posibilidad de ordenar curas a hombres casados.

El Papa, en cambio, denuncia a las empresas nacionales y multinacionales que siembran la “injusticia y crimen” en la Amazonia y violan los derechos de los pueblos autóctonos.

"A los emprendimientos, nacionales o internacionales, que dañan la Amazonia y no respetan el derecho de los pueblos originarios al territorio y a su demarcación, a la autodeterminación y al consentimiento previo, hay que ponerles los nombres que les corresponde: injusticia y crimen", escribió. El papa señala lo que llama "los grandes sueños" para la Amazonia, defiende la "ecología humana" que tiene en cuenta a los pobres y valoriza las culturas indígenas.

"Sueño con una Amazonia que luche por los derechos de los más pobres, de los pueblos originarios, de los últimos", escribe en el primer capítulo.

En el texto, divulgado cuatro meses después del sínodo o asamblea en el Vaticano con todos los obispos de la región, el papa insta a fomentar una “iglesia misionera” con rostro amazónico.

Dejanos tu comentario

17H

Miguel Cuevas ¿debería ocupar nuevamente su banca en Diputados?

Click para votar