Brasilia, Brasil. AFP.

La reforma de las jubilaciones en Brasil, impulsada por el presidente Jair Bolsonaro, fue aprobada en la primera de dos votaciones en la Cámara de los Diputados, un paso clave para que el gobierno ultraderechista recobre la confianza de inversores en la economía brasileña.

El texto base que endurece el sistema de jubilaciones de Brasil fue aprobado con 379 votos contra 131, superando el mínimo de 308 necesarios (tres quintos de los 513 escaños) que requieren las reformas de carácter constitucional como esta. “Está aprobado” el proyecto, dijo el presidente de la Cámara, Rodrigo Maia, al proclamar los resultados al borde de las lágrimas.

Además, se deberán votar algunas enmiendas al texto que prevén, por ejemplo, reducir el tiempo mínimo de aporte de las mujeres de 20 a 15 años para jubilarse y reducir la edad mínima exigida a los policías para recibir el beneficio.

Ahora, el proyecto deberá someterse a un segundo voto en la cámara, probablemente antes del receso parlamentario de dos semanas, que empieza el 18 de julio.

Luego deberá pasar al Senado, donde será sometido a una doble votación y precisa obtener una mayoría de tres quintos (49 de los 81 senadores).

El proyecto inicial preveía un ahorro de 1,2 billones de reales en 10 años (más de 300.000 millones de dólares). Las modificaciones aportadas durante los debates redujeron esa suma a cerca de un billón de reales, considerada aún aceptable por el mercado. Brasil es uno de los pocos países que no exigen una edad mínima para el retiro laboral.