Brasilia, Brasil. AFP.

El gobierno del presidente bra­sileño Jair Bolsonaro teme que sus políticas contrarias a la demarcación de tierras indíge­nas y a las ONG que combaten el cambio climático sean cues­tionadas durante el sínodo sobre la Amazonía, en octu­bre próximo en el Vaticano, dijo un importante ministro citado este domingo por un diario local.

De acuerdo con el diario O Estado de S. Paulo, la preocu­pación está relacionada con el impulso de una “agenda de izquierda” por parte del “clero progresista” vinculado a movi­mientos sociales, en un Iglesia Católica que desde la llegada del papa Francisco dio cabida a demandas ambientalistas.

El general Augusto Heleno, ministro de Gabinete de Segu­ridad Institucional, considera que esa influencia es parti­cularmente preocupante en zonas de frontera. “Pensamos que eso es una interferencia en un asunto interno de Brasil”, declaró a Estado.

Según el informe, el gobierno buscará contrarrestar esa influencia movilizando a gobernadores, alcaldes y auto­ridades eclesiásticas. “Esta­mos preocupados y queremos neutralizar eso”, dijo Heleno, cuya cartera está a cargo de las labores de inteligencia.

“Hace mucho que existe influencia de la Iglesia y las ONG en la selva”, advirtió.

Informes de la Agencia Brasi­leña de Inteligencia (Abin) y de los comandos militares, según el diario, habrían alertado al gobierno de reuniones entre el papa y cardenales brasileños para discutir sobre la realiza­ción del sínodo denominado “Nuevos caminos para la Igle­sia y para una ecología integral”.