San Pablo, Brasil. AFP

Un total de 92 presos huye­ron la madrugada del lunes de una cárcel de máxima seguri­dad de João Pessoa (noreste de Brasil), apoyados por un operativo comandado desde el exterior, en un hecho que dejó un policía muerto.

Las autoridades reportaron 105 prófugos en la mañana, pero la Secretaría de Admi­nistración Penitenciaria de la región informó en la tarde que tras un nuevo conteo, el balance se redujo a 92. En la mañana, 41 de ellos fueron recapturados.

“Hombres fuertemente armados derribaron el por­tón principal después de un intercambio de disparos con policías y agentes peniten­ciarios” de la cárcel Romeu Gonçalves Abrantes, precisó la secretaría.

Unos 20 hombres llegaron en cuatro carros disparando contras las garitas y contra el portón principal, destruido con explosivos, agregó un portavoz de la instancia. Un policía fue baleado y murió horas más tarde en el hospi­tal. No hay reportes de otros heridos o fallecidos.

Poco antes del mediodía, las autoridades informaron que 41 prófugos fueron recaptu­rados y que un amplio opera­tivo policial se mantenía en la ciudad, de 700.000 habitan­tes, donde algunas escuelas y centros médicos permane­cieron cerrados como medida de seguridad.

Más de mil policías fueron destacados para el operativo de búsqueda, precisaron las autoridades. En el momento de la fuga, había 680 dete­nidos en la cárcel Romeu Gonçalves, con una capaci­dad para 660 reclusos.