La crisis cambiaria argentina que depre­ció la moneda casi un 20% en un mes y devoró 10.000 millones de dólares de sus reservas desnudó la fragilidad de la economía que puede asfixiar el creci­miento, estiman analistas. El gobierno logró capear el tem­poral cambiario a costa de lle­var al 40% la tasa de interés, la más alta del mundo, y de una audaz emisión de bonos del Tesoro por unos 73.000 millones de pesos (casi US$ 3.000 millones) al 20% anual.

"La jugada fue mostrar que en medio de todas estas ten­siones se podía atraer a inver­sores extranjeros aunque las condiciones del bono fue­ran malas para Argentina", explicó a la AFP el econo­mista Matías Carugati.

Aunque Argentina redujo su déficit fiscal de cuatro pun­tos, sigue en valores elevados (3,9% del PIB en 2017) para una economía que tiene en rojo su balanza comercial con una polí­tica aperturista de las impor­taciones y que lidia con una inflación que sumó 9,6% entre enero y abril. El Fondo Moneta­rio Internacional (FMI) sugirió mayor rigor fiscal antes de que el presidente acudiera la semana pasada al organismo para pedir un auxilio financiero.

"La crisis cambiaria fue una crisis de confianza debido a que Argentina tiene una eco­nomía frágil con un déficit externo bastante grande que debe financiar", dijo Caru­gati. "El problema viene del déficit de presupuesto y será necesario más rigor fiscal" en el futuro. Desde la monumen­tal crisis del 2001 cuando el país se declaró en cesación de pagos, toda convulsión y perspectivas de ajuste desata miedo entre los argentinos.

Macri admitió que Argen­tina tendrá este año "un poco menos de crecimiento y un poco más inflación". ¿Cuánto?, imposible esti­marlo por ahora.

MACRI DA POR SUPERADA LA CRISIS

El presidente de Argen­tina, Mauricio Macri, llamó a alcanzar un "gran acuerdo político" nacional para aba­tir el déficit fiscal y dio por superada el miércoles la cri­sis cambiaria.

"A la turbu­lencia cambiaria la conside­ramos superada, pero creo que es importante recono­cer el momento de nervio­sismo que vivió la población, hubo miedo, hubo angustia", dijo Macri. El peso volvió a bajar ante el dólar al per­der 0,65% tras la recupera­ción del martes.

El tipo de cambio cerró el miércoles a 24,79 pesos por dólar un día después de que el Banco Central conjuró el peligro de un colapso financiero si fon­dos de inversión y ahorristas se volcaban a la compra de billetes verdes.