Militantes de izquierda inva­dieron por unas horas ayer el apartamento que el ex pre­sidente brasileño Lula da Silva habría recibido como un soborno en la costa de San Pablo y por el que cumple una pena de más de 12 años de cárcel.

A primera hora de la mañana, una treintena de miembros del Movimiento de Traba­jadores Sin Techo (MTST) y del Frente Pueblo Sin Miedo entraron en el edifi­cio en Guarujá, donde está ese tríplex, y colgaron pancartas en el balcón contra su encar­celamiento el pasado 7 de abril por corrupción y lavado de dinero.

"Si el apartamento es de Lula, el pueblo fue invi­tado y puede quedarse ahí. Si no es de Lula, el (poder) judi­cial tendrá que explicar por qué lo detuvieron por culpa de ese tríplex", argumentaron.