La Paz, Bolivia | AFP |

Un total de 290 bolivianos ingresaron a su país y fueron puestos en cuarentena por el coronavirus, luego de permanecer varados en la frontera con Chile, informó este martes el ministro de Gobierno (Interior), Arturo Murillo.

Transportados en buses desde la noche del domingo, los bolivianos fueron enviados a sus regiones de origen y "por seguridad (...) los hemos metido en cuarentena", afirmó Murillo en una conferencia de prensa.

Bolivia registra a la fecha 28 infectados por la pandemia, según recuento oficial.

Según el responsable, el grupo estuvo albergado temporalmente en un cuartel militar en la frontera.

El alcalde de Sabaya (en la frontera con Chile), Bablo Vilca, dijo al diario La Razón que el contingente de bolivianos fue llevado a la escuela de su poblado donde "faltan barbijos [tapabocas], alcohol en gel y trajes especiales".

Zenón Pizarro, gobernador de Oruro (suroeste), reconoció que en Sabaya "nos ha faltado" medidas de bioseguridad para cumplir el protocolo sanitario.

Pero "todos están bien, no presentan ningún síntoma" del virus, dijo Murillo, sobre el contingente que llegó de Chile.

El gobernador de Santa Cruz (este), Rubén Costas, dijo de su lado que otro grupo, de 50 bolivianos, volvió a su país por la frontera con Brasil a raíz de la emergencia por el coronavirus.

Santa Cruz, la región más desarrollada del país, registra 16 de los 28 casos de coronavirus en Bolivia.

Bolivia decretó el fin de semana el cierre de sus fronteras terrestres y de su espacio aéreo. Los bolivianos que ingresen son sometidos, según el gobierno, a una cuarentena por unos 14 días.

En la mayoría de las ciudades del país las oficinas públicas y privadas están cerradas. Los mercados de abasto y la banca funcionan en horarios restringidos y militares resguardan calles y avenidas para evitar la circulación de automóviles sin autorización.

Largas filas de personas se observan en los supermercados y los bancos de barrios acomodados y el ingreso está prohibido para personas que no portan un barbijo médico, constató un periodista de la AFP.

Mientras, en las barriadas periurbanas la actividad comercial es casi normal, a pesar de las exhortaciones a cumplir el confinamiento ordenado por el gobierno.