Ciudad del Vaticano, Santa Sede | AFP |

El papa Francisco reconoció en una entrevista que las preguntas de los periodistas al término de su controvertido viaje a Chile en 2018 le permitieron entender la verdadera dimensión del fenómeno de los abusos sexuales por parte del clero en ese país.

En una entrevista a la televisión mexicana Televisa, Francisco confesó que el diálogo con los medios como previsto en el vuelo de regreso, "me ha ayudado", dijo.

"Alguna pregunta me ha hecho pensar, ¿no? Sobre todo en el viaje de Chile, me di cuenta que la información que tenía no era lo que yo había visto. Y creo que en gran parte fue alguna de las preguntas hechas con mucha educación en el viaje de vuelta que me ha hecho bastante pensar", confesó.

"Finalmente cuando llegué acá pensé, recé, pedí consejo y decidí mandar un visitador apostólico, el cual destapó lo que yo no sabía. Fue una ayuda, yo me siento ayudado con eso", explicó.

El caso estalló en enero de 2018 durante una polémica visita del papa a Chile que lo obligó en abril de ese año a reconocer que se había equivocado al defender públicamente al obispo Juan Barros, acusado por las víctimas de encubrir los abusos sexuales cometidos por el poderoso cura Fernando Karadima.

Francisco envió luego una carta a los obispos chilenos en forma de mea culpa en la que reconocía "errores de apreciación" sobre el escándalo en la iglesia de Chile, un gesto considerado de gran humildad.

Después de haber escuchado a las víctimas, el papa convocó a todos los obispos chilenos al Vaticano en mayo de 2018 para tres días de introspección tras los cuales todos los obispos dimitieron.

Desde entonces el papa ha aceptado siete de esas dimisiones. Este año recibió a cinco prelados chilenos en el Vaticano y aceptó en marzo la renuncia del cardenal Riccardo Ezzati, el más alto dignatario de la Iglesia católica.