Washington, Estados Unidos | AFP.

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) todavía cuenta con "miles" de combatientes en Irak y en Siria, capaces de representar una amenaza para Medio Oriente y más allá, afirmó este martes el director de Inteligencia estadounidense, Dan Coats.

El EI "todavía controla miles de combatientes en Irak y en Siria", indicó Coats en un informe remitido al Congreso sobre las amenazas a las que puede enfrentarse Estados Unidos.

Por su parte, el secretario interino de Defensa estadounidense, Patrick Shanahan, afirmó este martes que el EI iba a perder de aquí a unas semanas sus últimos feudos en Siria.

Más del 99,5% de los amplios territorios tomados por el EI en el norte de Siria ya han sido recuperados, indicó Shanahan a periodistas en el Pentágono.

"De aquí a dos semanas, será el 100%", aseguró.

El presidente Donald Trump anunció antes de Navidad, para sorpresa general, el retiro de los 2.000 soldados estadounidenses desplegados en el norte de Siria.

Desde entonces, distintos funcionarios han dado informaciones contradictorias sobre el punto, pero el Pentágono afirmó que había comenzado la retirada, aunque su duración sigue siendo incierta.

El informe de Coats indica que el EI "mantiene ocho ramas, más de una decena de redes y miles de seguidores dispersados por todo el mundo, a pesar de las pérdidas significativas en términos de dirigentes y territorios".

"Probablemente el EI siga efectuando ataques externos desde Irak y Siria contra adversarios regionales y occidentales, incluido Estados Unidos", agrega.

Según el reporte de Coats, el EI se enfoca en explotar las tensiones sectarias en Irak y Siria y "probablemente sabe que controlar nuevos territorios no es sostenible a corto plazo".

"Creemos que el EI pretende explotar las reivindicaciones sunitas, la inestabilidad social y extender las fuerzas de seguridad para ganar territorio en Siria y en Irak a largo plazo", añade.

La sombra de Al Qaida

Acerca de Al Qaida, la organización que sembró el terror responsable de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, el informe dice que mientras los líderes del grupo promueven atentados contra Occidente, incluido Estados Unidos, muchos de los ataques asociados "han sido de pequeña escala y limitados a su región".

Los afiliados a Al Qaida en el este y el norte de África, en el Sahel y en Yemen, "siguen siendo los mayores grupos terroristas y los más capaces en sus regiones", agrega el reporte.

"Todos mantuvieron un ritmo elevado de operaciones el año pasado, a pesar de retrocesos en Yemen, y algunos de ellos expandieron sus áreas de influencia".

Algunos elementos de Al Qaida siguen minando los esfuerzos para resolver el conflicto en Siria. En tanto, en el sur de Asia la rama de la organización da apoyo a los talibanes.

En Siria las tropas estadounidenses todavía presentes son fundamentalmente fuerzas especiales destinadas a combatir al EI y a entrenar a las fuerzas locales en las zonas recuperadas de los yihadistas.

Trump estima que el EI ha "desaparecido prácticamente" y que las tropas estadounidenses tienen que volver "a casa con el fin de reunirse con sus familias".

"Hemos ganado contra el grupo EI, ahora es momento de regresar", afirmó el presidente en diciembre.

Aunque su “califato” autoproclamado en 2014 se desmembró tras varias ofensivas, la organización yihadista conserva algunos reductos y sigue siendo capaz de ejecutar atentados en Siria y en otras partes del mundo.