Naciones Unidas, Estados Unidos | AFP.

Por Philippe RATER

Un cese al fuego votado por unanimidad y diez días más tarde, nada. Peor aún, en Guta Oriental, el régimen sirio, apoyado por Rusia, ha acelerado su recuperación de territorio. ¿Para qué sirve la ONU?.

Para varios miembros del Consejo de Seguridad, expertos o integrantes de ONG, interrogados por la AFP, hay una misma constatación: impotencia o incluso, para algunos, pérdida de credibilidad de la organización que se supone garantiza la paz en el mundo.

”¡Tratemos de que la tragedia siria no sea también la tumba de las Naciones Unidas! ”, con esta frase chocante el embajador francés ante la ONU, François Delattre, quiso recientemente despertar las conciencias de los otros miembros.

Sin embargo, su preocupación por el futuro del organismo no parece ser compartida.

Para el embajador británico adjunto, Jonathan Allen, “el Consejo de Seguridad le ha fallado al pueblo sirio” debido a la oposición de Rusia. Pero “Siria no significa el fin del Consejo de Seguridad”, dijo, agregando que su acción continuará para salvar vidas y tratando de impedir las atrocidades.

A pesar de su insistencia humanitaria, apenas dos convoyes de Naciones Unidas fueron autorizados por Damasco desde principios de 2018 para llegar a las áreas sitiadas, dijo el miércoles un funcionario de la ONU.

Estaba hablando en una reunión “urgente” del Consejo de Seg

Bombas sobre Damasco

“Esto no es lo que hacemos en la ONU”, dijo un diplomático bajo condición de anonimato, recordando que el consenso o la división son decididos principalmente por las capitales de los países miembros. “El cambio de juego” en Siria “sería si Emmanuel Macron y Donald Trump bombardearan Damasco”, agrega.

La integrante del Instituto Internacional para la Paz (IPI) con sede en Nueva York, Alexandra Novosseloff, abunda sobre el asunto. Según ella, la ONU es apenas “un instrumento en manos de sus estados miembro” y “no solo es el Consejo de Seguridad”, sino también un “sistema” completo y “agencias de campo que intentan brindar ayuda humanitaria, cuando se les permite tener acceso a las poblaciones”.

Entonces, “tenemos que culpar a los Estados miembro, a algunos Estados, no a la ONU en su conjunto”. Un punto de vista al que adhiere Richard Gowan, del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.

“Es injusto culpar a la ONU en su conjunto por el fracaso del Consejo de Seguridad. Muchos funcionarios de la ONU, de hecho, muchos diplomáticos del Consejo han apelado a su temple para tratar de poner fin a la guerra”, sentenció.

Desde el llamado a una tregua, el Consejo de Seguridad ha estado celebrando reuniones. Tras las dos primeras, al menos cuatro sesiones adicionales sobre el tema están programadas para marzo, incluyendo el próximo lunes una con el jefe de la ONU, el portugués Antonio Guterres, bastante discreto en la crisis siria.

“Si el Consejo de Seguridad no se reúne y no nos esforzamos por hacer cumplir la resolución” que exige un alto el fuego”, se nos preguntará qué hacemos”, dice un diplomático. Estas reuniones están destinadas a presionar a Moscú.

Retazo de credibilidad

Desde el comienzo de la guerra en 2011, “el Consejo de Seguridad no tiene mucha credibilidad sobre Siria”, resume Louis Charbonneau, de la ONG Human Rights Watch. Y además tiene su predicción propia: “Si el Consejo no aplica sus propias resoluciones (...) entonces perderá los retazos de credibilidad que le quedan”.

Para Estados Unidos, la responsabilidad recae sobre Rusia, que no ejerce suficiente presión sobre su aliado, el régimen sirio y “continúa llevando a cabo ataques aéreos en Guta con sus propia aviación”.

“Rusia ha rechazado varias veces la aprobación de la resolución” sobre la tregua “y su renuencia a votar ahora tiene explicación: no tenía intención de aplicarla”, declaró a la AFP un alto funcionario estadounidense bajo condición de anonimato.

No fue posible obtener comentarios de los diplomáticos rusos. En los últimos meses, Moscú se ha comprometido reiteradamente a detener los combates en Siria, diciendo a sus socios que no pueden imponer todos sus puntos de vista a Damasco. “La realidad es que Rusia ha usado el Consejo como medio para complicar y frenar los esfuerzos de paz en Siria”, opinó Gowan, del Consejo Europeo. Y “Estados Unidos y sus aliados son en cierta medida cómplices”, subrayó.