Sao Paulo,Brasil|AFP|

El diputado brasileño Paulo Maluf, de 86 años, era trasladado el viernes desde Sao Paulo hasta una prisión de Brasilia, tras serle denegado un recurso contra una pena de más de siete años de cárcel por lavado de dinero.

El legislador conservador, condenado por hechos que se remontan dos décadas atrás, cuando era alcalde de Sao Paulo (1993-1996), y buscado por Interpol, fue trasladado al final de la mañana desde la sede de la Policía Federal de Sao Paulo hasta el aeropuerto de Congonhas, mostraron imágenes de televisión.

La víspera, la presidenta del Supremo Tribunal Federal (STF), Carmen Lúcia, denegó un recurso para aplazar el inicio de la ejecución de la pena hasta el fin del receso judicial de fin de año.

La Cámara de Diputados suspendió por otra parte el pago de salarios y de primas relacionadas con su mandato.

Desde la dictadura

Maluf, una figura que dominó la política de Sao Paulo desde la época de la dictadura militar (1964-1985), fue gobernador del Estado (1979-82) y dos veces alcalde de su capital (1969-71 y 1993-96). Actualmente es un aliado del presidente Michel Temer.

Fue detenido el miércoles, después de que otro magistrado del STF rechazara un recurso para impedir la ejecución de la pena de 7 años, 9 meses y 10 días de cárcel dictada en mayo pasado en su contra “por el crimen de lavado de dinero”.

La Fiscalía lo acusaba de haber “desviado dinero de obras públicas y enviarlo al extranjero a través de operadores del mercado ilegal de cambio”.

El caso se refería a la construcción de una avenida en Sao Paulo durante su segunda gestión como alcalde. Las sumas desviadas totalizaban 170 millones de dólares.

En octubre de 2015, fue condenado en Francia a tres años de cárcel y a una multa de 200.000 euros por “blanqueo agravado” de dinero. Un tribunal de apelaciones de París confirmó este año la sentencia.