• Por Orlando Bareiro

La economía paraguaya depende mucho del comportamiento del sistema productivo, ya sea soja, maíz, carne o de la pro­ducción de arroz en el sur del país. Los rubros más impor­tantes, que son la soja y la carne, no cerraron con indi­cadores positivos el 2019, ambos sufrieron mermas en sus exportaciones de US$ 360 millones y US$ 86 millones, respectivamente. Hoy, al ini­cio de un nuevo año, los repre­sentantes ya palpitan y espe­ran que el 2020 culmine con realidades diferentes.

De los 17 departamentos del país, 6 se destacan en la pro­ducción sojera, siendo el Alto Paraná el mayor pro­ductor con 949.400 hectá­reas, seguido por Itapúa con 768.906 hectáreas (ver info). Misiones e Itapúa se destacan por la producción arrocera. En tanto que en la producción ganadera, el Chaco se destaca con casi el 50% del hato gana­dero de las dos regiones que alcanza las 13.743.082 cabezas de bovinos vacunados.

En el caso de la soja, cuya produc­ción entre los granos es la más importante, principalmente en la Región Oriental, donde existe una superficie de planta­ción aproximada de 3.544.245 hectáreas (Há), para este año se proyecta alcanzar la produc­ción de 10 millones de tonela­das. Los departamentos más importantes en el cultivo son: Alto Paraná, Itapúa y Canin­deyú, y sus economías se mue­ven prácticamente en torno al comportamiento del producto.

“Hay un pronóstico de lluvia un poco más de lo normal y eso es cierto, se está confirmando, esto iría hasta fin de marzo y si eso ocurre, hay buena pers­pectiva porque se va a cose­char y sembrar la zafriña si hay buena lluvia”, explicó Her­mes Aquino, representante de la Coordinadora Agrícola del Paraguay (CAP).

Los productores dicen que hay menos inversiones en el sector ganadero.
Los productores dicen que hay menos inversiones en el sector ganadero.

Con respecto al precio, mani­festó que por más de ser un gran productor de soja, Para­guay es tomador de precio y no formador, por lo que depende de la coyuntura internacional. Con respecto a la potencialidad de cultivo a nivel local, explicó que San Pedro tiene mucha potencialidad para el cultivo de soja, pero que necesita refor­zarse en materia de seguridad. También el Chaco puede ser un centro de cultivo, pero actual­mente los precios no ayudan, principalmente en zonas como Agua Dulce y La Patria.

En lo que respecta al cultivo de maíz, el representante señaló que también existe una impor­tante cantidad de plantación y un gran potencial para su cultivo, principalmente en el segundo departamento. En el último año se produjeron 5 millones de toneladas de maíz a nivel nacional, de las cua­les 2,2 millones de toneladas absorbe el mercado interno, ya sea en la industria de balan­ceados como en la industria de etanol. Con respecto al la exportación, Brasil es el principal mercado.

En el caso del arroz, unas 270 mil toneladas se consu­men internamente y se rea­liza una exportación de 700 mil Tn aproximadamente, el volumen de producción es de 1 millón de toneladas aproxi­madamente.

MENOS INVERSIÓN EN GANADERÍA

Las proyecciones para el sec­tor ganadero no son las mejo­res. Si bien se espera un incre­mento en el hato ganadero, que actualmente supera las 13 millones de cabezas de ani­males bovinos vacunados, las exportaciones cayeron y tam­poco se realizaron inversiones en el segmento, según sostuvo Luis Villasanti, presidente de la Asociación Rural del Para­guay (ARP). La producción ganadera mostró un impor­tante desarrollo en la última década en la Región Occiden­tal del país y en este período de tiempo la población bovina registró un crecimiento de 83%, según un estudio reali­zado por ARP junto con orga­nismos internacionales.

“El tema es que el precio del productor está por el suelo y eso hace que la gente esté dejando de invertir en gana­dería. Del 100% de inversiones que se hacían anteriormente, ahora se invierte un 30%, que es más bien para el manteni­miento de lo que hay. Eso hace que bajen también las proyec­ciones de mayor exportación porque estas se dan con la calidad del animal, y la cali­dad del animal depende de las inversiones que haces”, explicó Villasanti.

Remarcó que es un segmento que necesita mucha inversión y hasta el momento están traba­jando para lo que se viene; sin embargo, agregó que hace falta un debate en el tema industria. “Nos hace falta sentarnos y debatir entre las partes en una mesa negociadora”, sostuvo.

Con respecto al conflicto inter­nacional entre Irán y EEUU, aseguró que no tendrá una repercusión al menos en este segmento. En ese contexto, aseveró que se deben buscar más mercados para la carne nacional, ya que actualmente Chile y Rusia abarcan más del 60% de los envíos. “El otro gran problema que tenemos es que somos cautivos de dos merca­dos, con el 68% de exportación a Rusia y Chile. Se tienen que buscar mercados alternati­vos para poder exportar más y con mejores precios”, aseveró el empresario ganadero.