El Consejo de Superin­tendencia de la Corte Suprema de Justicia dispuso la realización de una auditoría de gestión judicial a raíz de las llamativas inhi­biciones y excusaciones de los jueces de Sentencia que deben realizar el juicio oral y público de la defensora gene­ral suspendida en sus fun­ciones Noyme Yore, acusada por usurpación de funciones públicas al designar a aboga­dos como defensores públicos en varios puntos del interior.

El propio presidente de la Corte, Raúl Torres Kirmser, firmó la orden para iniciar una investigación a los jue­ces de Sentencia. La audito­ría estará a cargo del direc­tor de la dependencia, Mario Elizeche, quien una vez ter­minado el trabajo deberá ele­var un informe al titular de la máxima instancia judicial, así como a los demás miembros de la Corte.

Los magistrados que se inhi­bieron de integrar el tribunal para juzgar a Yore Ismael son Alba González, Lourdes Peña, Héctor Capurro, Elio Rubén Ovelar, Blanca Gorostiaga, María Fernanda García de Zúñiga, Mesalina Fernández y Gloria Hermosa. La jueza de Sentencia Nilda Giménez es la única que aceptó juzgar a Yore.

El juicio por usurpación de funciones públicas en el que está acusada Yore se debió iniciar el 7 de mayo, pero el miembro del tribunal, Mesa­lina Fernández, se excusó el viernes 4 a pesar de que el 15 de febrero ya estaba notifi­cada de su integración como miembro titular del tribu­nal. Alegó que sentía "un pro­fundo cariño, afecto y admi­ración por Yore".

La ex defensora general tiene también otro proceso penal por el delito de lesión de confianza.

PEDIRÁN INFORME

El Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (JEM) pedirá un minucioso informe a la pre­sidenta del Tribunal de Sen­tencia, Nilda Giménez, por las llamativas inhibiciones en cadena en las que incurrieron varios jueces de Sentencia que se excusaron de integrar el tri­bunal que debe impartir jus­ticia en el proceso penal que enfrenta Yore Ismael.