La Sala Constitucional de la Corte Suprema, integrada por los ministros Antonio Fretes, Miryam Peña y Gladys Bareiro de Módica, destrabó el proceso penal que soporta el ex minis­tro del Interior Walter Bower, acusado por tortura contra varios comisarios durante el gobierno de Luis Ángel Gon­zález Macchi.

Los altos magistrados recha­zaron in limine la acción de inconstitucionalidad promo­vida por el acusado Merardo Palacios, quien recurrió a la máxima instancia judicial para evitar que sea confir­mado el juez de Garantías Gus­tavo Amarilla. Ahora Amari­lla tiene vía libre para fijar la fecha de la audiencia prelimi­nar en la que se discutirá si el caso se eleva a un juicio oral y público, así como lo pide el Ministerio Público.

Días atrás se pretendía reali­zar la audiencia preliminar, pero el coprocesado Palacio pospuso la diligencia alegando que su abogada, María Isabel Candia, tenía otra audiencia a la misma hora. El pedido corrió, pero no ganó tiempo debido a que el juez Amarilla fijó de nuevo fecha dos días después, para el 9 de marzo. Como la chicana no cumplió su efecto, se present ó otra abo­gada de Palacios, María Nadia Ré, y pidió la suspensión ale­gando que la competencia del juez Amarilla no estaba firme.

La defensora especificó que el fallo del Tribunal de Apelación, Tercera Sala, que rechazó una recusación contra el magis­trado fue objetado con una acción de inconstitucionalidad ante la Corte, que hoy día ya se rechazó. Gustavo Amarilla es el cuarto magistrado que inter­viene en la etapa preparatoria. Intenta realizar la preliminar desde el 3 de febrero del 2016.

TORTURAS

El 21 de mayo del año 2000 ocurrieron las supuestas sesio­nes de tortura a los comisarios Alfredo Cáceres y Jorge López, acusados de encabezar un pre­sunto golpe de Estado contra el gobierno de González Macchi.

El Ministerio Público sindica como autores de los apremios físicos al entonces ministro del Interior, Walter Bower, a los ex comisarios Basilio Pavón (ya fallecido) y Merardo Palacios y el oficial Osvaldo Vera.