(FUENTES: Diario HOY, AFP) - Fotos (Facebook de la Fundación

Mañana lunes 14 de setiembre se conmemora el centenario del nacimiento de Mario Benedetti, el poeta uruguayo y universal que ha dejado un legado que trasciende la literatura. Su obra se hermana con otras artes, como la música, ya que es el poeta más “cantado” por artistas de la talla de Serrat, que justamente publica con motivo de este centenario una antología de su obra poética. En Uruguay, ya han comenzado los homenajes y lo seguirán honrando con múltiples exposiciones, encuentros y otros actos. Su obra “La tregua” inspiró un filme que recibió premios y reconocimientos internacionales. Su vida, sencilla y comprometida, le valió el reconocimiento profundo de sus compatriotas y del mundo.

Su nombre es parte importante de la literatura de Uruguay, pero también de toda Hispanoamérica ¿Quién no conoce alguna poesía nacida de su voz que también sedujo a otros artistas, como a los que le pusieron música y luego los cantantes llevaron a la fama universal? Mario Benedetti, integrante de la reconocida Generación del 45, nació un 14 de setiembre de 1920 en una localidad llamada Paso de los Toros, en Tacuarembó, Uruguay. Sus padres lo bautizaron con una “multitud” de nombres: Mario Orlando Hardy Hamlet Brenno Benedetti Farrugia. Hijo de Brenno Benedetti y Matilde Farrugia. En esa localidad creció en el seno de una humilde familia que luego se trasladó a Tacuarembó y Montevideo, en donde pudo estudiar toda la etapa primaria y luego la secundaria, aunque debió suspender varias veces su educación debido a los problemas económicos de la familia.

Joan Manuel Serrat, cuando grabó poemas de Benedetti en uno de sus más exitosos discos. “El sur también existe” en 1985.

TRABAJO Y EL EXILIO

Mientras asistía al colegio, trabajó desde los 14 años en una fábrica de repuestos de automóviles, en la que desempeñó numerosas tareas, desde vendedor, repositor, administrativo, etc. Luego se trasladó a Buenos Aires, en donde hizo también “un poco de todo”, sobre todo leer a Baldomero Fernández Moreno, confesó después. Volvió a Montevideo en 1941, donde fue funcionario en la Contaduría General de la Nación y donde (desde 1945 hasta 1974, con la clausura de la publicación), se integró en la redacción del semanario Marcha, un importante foro de reflexión y análisis clave en la cultura rioplatense, en el que se formaron hasta tres generaciones uruguayas de intelectuales (con Juan Carlos Onnetti, Eduardo Galeano, Emir Rodríguez Monegal, Ángel Rama, Alfredo Zitarrosa, Daniel Viglietti o Idea Vilariño como nombres principales) de cuya sección literaria Benedetti sería director en 1954.

Se casó con Luz López Alegre, en 1946, con quien formó una pareja que superó todo tipo de situaciones y crisis como el propio exilio de Benedetti mientras ella se quedaba en Montevideo a cuidar a las madres de ambos, durante largos años. Hasta el fallecimiento de Luz, en el 2006, permanecieron unidos. Su militancia política lo lleva a cofundar el Movimiento de Independientes 26 de Marzo en 1971 y hasta 1973, cuando se vio obligado a renunciar luego del golpe de Estado del 27 de junio de ese año, que derrocó al gobierno en Uruguay, se desempeñó como director del Departamento de Literatura Hispanoamericana de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Universidad de la República de Montevideo.

El exilio político de Benedetti fue largo. Primero fue a Perú, luego a Cuba y, finalmente, a España, donde siguió desarrollando su actividad literaria. Finalmente consiguió volver a Uruguay doce años después, en 1983, donde murió el 17 de mayo del 2009.

UNA OBRA GIGANTE

Mario Benedetti desarrolló en su vida una vocación literaria sin pausas y lo hizo en varios géneros literarios que, más allá de la poesía, por la que es más universalmente conocido, no deja de ser importante. Ensayo, obras teatrales, novelas. Algunas de ellas, además de ser materia de estudio en universidades de Hispanoamérica y España, han trascendido en muchos formatos. Por ejemplo, “La Tregua”, publicada en 1960, fue llevada al cine en 1974, convirtiéndose en un éxito extraordinario, protagonizada por Ana María Piccio y Héctor Alterio, dirigida por Sergio Renán. La novela fue reeditada cien veces. En 1992 se rodó la película “El lado oscuro del corazón”, que se inspiró en su obra y en la que apareció recitando algunos de sus poemas.

Los premios recibidos por Benedetti son numerosos, pero no tantos como la popularidad alcanzada por una obra que trascendió las fronteras de su propio país y de su idioma. Recibió numerosos premios, entre los que se destacan el Premio Jristo Botev de Bulgaria (1986), el Premio Llama de Oro de Amnistía Internacional (1987), la Medalla Haydée Santamaría de Cuba (1989), el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (1999) y la Condecoración Francisco de Miranda venezolana (2007).

HOMENAJE

Montevideo y todo Uruguay llevan a cabo numerosos homenajes en estos días a Benedetti. Exposiciones de fotografías realizadas en distintos momentos de su vida, como la expuesta en el Parque Rodó de Montevideo, que se mantendrá hasta mediados de noviembre. La exposición lleva el nombre de “Siglo Benedetti: a 100 años de su nacimiento”. La muestra integra unas 800 imágenes, la mayoría procedentes de la casa familiar, las cuales han sido conservadas por la Fundación Mario Benedetti. Además, la colección resalta un segmento especial de fotos tomadas por el argentino Eduardo Longoni, quien retrató la vida y obra del escritor entre los años 1996 y 1997. Por otra parte, el Departamento de Culturas de la Intendencia de Montevideo ha preparado una serie de actividades torno a la celebración de los 100 años de nacimiento de Benedetti, que incluyen concierto, teatro, proyecciones de filmes basados en novelas del ilustre y exhibiciones de sus obras literarias. Hay, además, encuentros, recitales, fogones literarios y numerosos homenajes organizados en su país y también en otros, especialmente en España, en donde vivió y trabajó intensamente.

Y uno de los más importantes a nivel de trascendencia es el homenaje que le hace Joan Manuel Serrat a través de una Antología. Fue en 1985 cuando el español Joan Manuel Serrat lanzó su entonces LP, titulado “El sur también existe”, sobre poemas de Mario Benedetti. A través de la compañía discográfica Ariola, con arreglos y dirección musical de Ricard Miralles, el disco contiene música compuesta por Serrat y letras sobre poemas de Benedetti, en un trabajo que contó con la estrecha colaboración del propio Mario.

SERRAT Y SUS VERSOS

Ahora, bajo el sello de Alfaguara, se publica la antología poética. El propio Serrat dice en el prólogo que lo hicieron “con la idea de mostrar un panorama global de la obra de Mario Benedetti al dictado exclusivo de mi gusto” . Pues, explica, “no es fácil escoger lo más representativo entre la extensa obra de uno de los poetas más leídos en castellano”, anuncia el músico a cargo también de la selección, “pero confío en que aquí estén representados todos los Benedettis que Mario cargaba en su mochila”.

En su prólogo, Serrat resalta al Benedetti “oficinista rutinario, montevideano de clase media, periodista comprometido, viajero curioso, militante de la patria doméstica, exiliado y desexiliado, y también intelectual parcial, luchador político y, por supuesto, el poeta minucioso y trabajador que nunca dejó de ser” y advierte que, internarse en su poesía, “equivale a seguirle los pasos a la peripecia humana de su autor y, por supuesto, a las circunstancias políticas y sociales que la fundamentan”.

Razones “exclusivamente personales y subjetivas” son las que han guiado al cantautor español Joan Manuel Serrat en la selección de los poemas de Mario Benedetti que ha reunido en una antología del escritor uruguayo, “probablemente el poeta más leído en nuestro idioma y, con toda seguridad, el más cantado”. Bajo el título “La nostalgia provoca exilio”, Serrat ha agrupado poemas publicados por Benedetti entre 1948 y 1973, mientras que algunos de los que escribió a partir de ese año, cuando el escritor salió de Uruguay, hasta 1984, los ha reunido bajo el epígrafe “El exilio provoca nostalgia”. Una etapa de doce años en Argentina, Perú, Cuba y España en los que el exilio se convirtió en la temática fundamental de la poesía de Benedetti, explica Serrat, quien asegura que “el exilio supone una mutilación no solo para el desterrado, sino también para el país que le ve partir”.

CONGRESO SUSPENDIDO

En Alicante, España, se preparaba un Congreso Internacional organizado por la Cátedra Mario Benedetti de la Universidad de Alicante para el mes de octubre. Sin embargo, ante la incertidumbre por causa del covid-19 y ante la incertidumbre que se presenta por ello, las autoridades de la universidad han publicado que "la evolución de la pandemia de covid-19 y la inseguridad sobre viajes, hospedaje y manutención es el motivo por el que comunicamos a las personas inscritas en el Congreso que hubiesen anunciado ponencia o intervención poética, que en los próximos días recibirán una comunicación con las indicaciones para que puedan realizar su participación en el homenaje a Mario mediante una publicación, ya que es imposible realizarlo en forma presencial. El comité organizador está estudiando otras posibilidades de homenajear a nuestro querido poeta que iremos anunciando a través de la web de la institución.

En el parque Rodó de Montevideo, se inauguró una galería al aire libre con fotos del escritor y su vida por el centenario del natalicio de Benedetti. (Foto de página de Facebook de la Fundación Mario Benedetti)

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar