Alcanzar la consistencia en el funcionamiento del equipo en base a pilares fundamentales en todas las líneas asegura la conquista de logros importantes. El técnico Francisco Arce tiene el mérito de haber consolidado a un juvenil y recuperado a un goleador para armar una estructura sólida y solidaria para convertirse en temible rival en el Apertura, ganando 11 partidos seguidos.

Esa fortaleza comienza en el arco con Rodrigo Muñoz (38 años), quien fue merecido titular en 20 partidos, con solo 11 goles recibidos, demostrando solvencia en todas sus intervenciones.

En la defensa se constituyó en revelación el juvenil Alexis Duarte (20), quien tuvo su oportunidad en la reanudación del fútbol, mostró solvencia, seguridad y sangre ganadora para adueñarse del puesto. Nadie más puso en peligro su lugar y actualmente es el titular indiscutido en el once base.

Cuando se trata de generar el fútbol es difícil encontrar un hombre que cumpla con el perfil y que además convierta goles. El Ciclón lo tiene en esa función a Claudio Aquino (29), capaz de romper líneas para crear espacios y servir para que sus compañeros conviertan. Además es solidario a la hora de presionar para recuperar el balón, que cuando está en sus pies es garantía de buen destino. Asimismo es uno de los goleadores del campeón. Es una pieza vital.

El círculo se cierra con Diego Churín, quien encontró en “Chiqui” Arce a un motivador para recuperar su nivel y convertirse en el referente más letal en ataque. Su presencia impone respeto, abre la cancha, genera jugadas y frente del arco es temible por su efectividad y potencia.

Estos nombres son solo a modo de ilustración, porque el once de Arce es uniforme en todas sus líneas, así como el banco igualmente tiene la fuerza necesaria cuando es llamado a defender con convicción la camiseta.


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar