POR IRENEO ACOSTA ROMERO

ireneo.acosta@gruponacion.com.py

Luqueño cosechó otra victoria de gran impor­tancia en su visita al Parque del Guairá frente a Guaireña, que poco a poco cede terreno y se estanca en el medio de la tabla.

De ida y vuelta, intensidad al máximo por momentos, impu­sieron los protagonistas en el campo de juego. Tuvieron sus chances de gol, en donde tuvie­ron gran gestión los porteros Don y Campisi.

En el primer tiempo fue­ron notorias las jugadas en el mediocampo, sin poder llegar al tanto de apertura por ambos lados. En la complementaria, el VAR apareció de vuelta en varias situaciones dentro del área visitante, más que otros sectores. En una acción, Juan López recurrió al apoyo para definir un penal a favor de los locales. Santiago Salcedo no se animó y Verdún lo remató. Gran aparición de Campisi para atajar el potente disparo y en el rebote sus compañeros aventaron el peligro.

Creció Luqueño y el penal fallado repercutió en el equipo local. Ni con los cambios el equipo de Troadio Duarte supo encontrar el camino del gol.

El artillero luqueño Isidro Pitta metió el golazo de media distancia para que su equipo logre el triunfo. Guaireña buscó en medio del desorden el empate, pero no pudo y ter­minó lamentando la derrota. Los puntos valen oro para el Auriazul en su lucha por la permanencia en la categoría de honor. Esta vez, el técnico Rodrigo López acertó en todo sentido.

TOMA CONFIANZA 

“Creo que nos merecíamos esta victoria para poder llegar en buena forma al siguiente compromiso. Por su suerte, pude anotar nuevamente, que es lo importante, porque los delanteros viven de los goles”, destacó Isidro Pitta, el hombre que dio el triunfo al equipo auriazul con un soberbio tanto desde fuera del área. “La próxima fecha enfrentamos a un rival directo, General Díaz, pero este éxito nos llena de confianza para ese compromiso en nuestra cancha”, agregó el goleador. 


Dejanos tu comentario

12H

Las autoridades sanitarias, ¿deberían renunciar a sus cargos?

Click para votar