Si bien la situación en varios países del mundo actualmente es similar, algunos toman medidas más drásticas que otros para enfrentar la pandemia del COVID-19. En Portugal, ubicada en el actual epicentro de la enfermedad y que hasta ayer tenía poco más de 2.300 casos confirmados y 33 muertos, la cuarentena también es total, por ahora por tiempo indefinido, y solo se puede dejar el hogar para adquirir insumos básicos.

Así lo contó Fernando Cardozo, futbolista paraguayo que corresponde a los registros de Olimpia y está a préstamo en el Boavista. “Como en varias partes del mundo, la situación está complicada acá y más por estar cerca de países con muchos casos como España y Italia. Estamos en cuarentena total, la gente sale solo para ir al supermercado o a la farmacia y los que salen, van escoltados por la policía”, contó a Fútbol 1120.

Cardozo, que tiene apenas 19 años, contó que está viviendo solo en la ciudad de Oporto, de donde es el Boavista. Durante la cuarentena, entrena en su casa con elementos prestados del club (bicicletas, cintas y pesas) y bajo rutinas enviadas por el preparador físico, una práctica adoptada por todos los equipos de fútbol.

“Todavía no sé mi futuro. Tengo contrato hasta junio y luego debería retornar a Olimpia si no compran mi pase. Mi idea es jugar, ya sea yendo a otro club o volviendo a Paraguay, porque acá realmente tuve pocos minutos”, manifestó.

Fernando debutó en Primera en el 2017 con 16 años, promovido por Mauro Caballero. Su posición original siempre fue la de centrodelantero, pero contó que actualmente ya no se mueve por esa zona de la cancha. “Aquí soy extremo derecho, desde que vine me quedé en esa posición. En lo personal admito que estoy aprendiendo muchas cosas en Portugal, desde lo técnico y psicológico. Puedo decir que ahora soy un jugador un poco más completo”, sentenció.