Han pasado casi seis años desde la última vez que un super­clásico del fútbol paraguayo acabó sin goles. De un tiempo a esta parte, la mayor fiesta de nuestro balompié tiene una garantía de anotaciones casi infalible con algunos parti­dos bastante abiertos y otros no tanto, pero que aun así entregan emoción frente a los arcos.

Desde el 2010 se han dis­putado 39 clásicos y sola­mente tres de ellos acabaron sin goles, es decir apenas el 7%. Estas tres igualdades en blanco se dieron en años con­secutivos: 2011, 2012 y 2013, todos en el torneo Clausura. El empate del 2012 fue el único que no se materializó en el Defensores del Chaco, sino en el estadio Manuel Ferreira. En promedio, cada clásico jugado desde el 2010 a esta parte acaba con dos tan­tos como mínimo.

Un total de 91 goles se mar­caron en los superclásicos de esta década, correspon­diendo a Olimpia 47 de estos y a Cerro, 44. El mejor resul­tado logrado por el Azulgrana fue un 4-1 en el 2012 y por el Franjeado un 4-2 en el 2016.

Por otra parte, el Franjeado ha logrado establecer una supremacía ante su rival de siempre en los últimos diez años. De los 39 clásicos ganó 14, empató la misma cantidad y solo perdió 11.