• POR IRENEO ACOSTA
  • Periodista

Cerro Porteño comienza de manera positiva el torneo Clausura tras ven­cer al Deportivo Santaní por dos goles a cero en Ciu­dad del Este.

Con altibajos en su rendi­miento, los cerristas logra­ron superar a un rival, que por momentos intentó jugar bien, pero careció de peso ofensivo, así no pudo pre­tender mejor suerte.

Cuesta comenzar al 100%. Los jugadores van tomando ritmo tras la pretemporada. Entender lo que pretenden los técnicos se irá dando con el correr de los partidos y en todas las líneas.

En el primer tiempo, la jugada perfecta de Haedo Valdez, quien aprovechó al “Pachi” Carrizo para lan­zar el centro y Ruiz convir­tió el primer gol. Cerro bajó su accionar, pero Santaní no salió decidido a empatar. Se lesionó Nelson y el chico Sergio Díaz apareció. Se lució con algunas jugadas y habi­litó al Pachi para que este consiga el segundo gol en el complemento.

Santaní debe trabajar mucho para levantar y sumar los puntos valiosos que le urgen. Caso contrario, dirán un adiós tempranero al círculo de honor, ya que el promedio amenaza.

Vale ganar al comienzo de un torneo. Aún así, se deben ajustar líneas para los desafíos más exigen­tes que se vienen. Mante­ner el ritmo es lo ideal, para eso aún falta, aunque hay tiempo en el caso de Cerro. El Azulgrana sufrió algu­nos desajustes en su zona defensiva, pero el segundo gol llegó en un momento más que oportuno y dejó sin reacción al rival.