Un golpe estratégico del técnico Gustavo Florentín en el com­plemento le permitió a Gua­raní revertir parcialmente un marcador adverso, pero Luqueño reaccionó para igua­lar un partido que fue intenso en busca de la victoria.

Tras un periodo inicial para el olvido, el entrenador Aborigen puso en la cancha a Orlando Gaona, quien pasó a ocupar el extremo derecho y Ramón Martínez se retrasó a su posi­ción habitual de volante cen­tral. A partir de ahí tomó otro vuelo el equipo. En dos minutos (55’ y 57’), Ortigoza y Cabral pusieron en ventaja a Guaraní, el primero de puntín y el segundo de cabeza.

Atrás quedó el dominio inicial del Auriazul, en donde se puso en ventaja por su ambición de quedarse con el triunfo. Mar­celo Báez envió un precioso centro que encontró bien posi­cionado a Gerardo Arévalos, quien de atropellada conectó de cabeza para abrir el marcador.

En los últimos minutos del encuentro volvió a reaccionar Luqueño y el partido fue de ida y vuelta. Con esta inten­sidad, Richard Salinas con­virtió un soberbio gol para poner justicia al marcador y repartirse merecidamente los puntos.