Toda la afición azulgrana está expectante a lo que suceda con la molestia que sufre el goleador del equipo, Diego Churín, quien no pudo jugar dos partidos, uno ante General Díaz, debido a la suspensión de una fecha por su expulsión ante Capiatá, y luego sufrió una afección muscular en el aductor, grado I, que le imposibilitó ser alistado frente a River Plate.

Viene activando con sesiones de fisioterapia y es duda para el superclásico porque no trabaja con sus demás compañeros, pero el entrenador español Fernando Jubero no lo descarta. No hay certeza que pueda ser integrante del equipo ante el tradicional rival. Pero en caso de que no pueda llegar en condiciones, el experimentado ariete argentino Joaquín Larrivey será el escogido porque en su debut ante el Kelito demostró muy buenas condiciones.

Otra novedad será la vuelta al once del Ciclón de Santiago Arzamendia por el carril izquierdo en vez de Marcos Acosta Rojas. Tampoco se descarta que Matías Villasanti ocupe la posición de volante por derecha, pasando Hernán Novick al banco, y siendo Juan Aguilar y el “Topo” Cáceres los marcadores.