• POR DANIEL ARÉVALOS  

Por fin Nacional cantó victoria ayer al con­seguir su primer triunfo en el torneo (2 a 1) ante Santaní. La vuelta al equipo de algunos experimentados como Miguel Paniagua, San­tacruz y Derlis Alegre, entre otros, le dio mayor seguridad y equilibrio al equipo de Hugo Caballero.

Fue mejor que el rival en casi todo el partido. Mostró otra actitud y entrega en este juego, dejando la impresión de haber recobrado la memo­ria de cómo debe afrontar los compromisos.

Santaní con once casi de alter­nativa, una mala decisión del entrenador, aún recono­ciendo que el equipo titular jugó el jueves pasado el par­tido por Copa, ese mismo día también lo hizo Nacional por el torneo local, pero el técnico Albo mantuvo la base.

Santacruz abrió el marca­dor, bien temprano, aprove­chando una pelota metida a profundidad por Paniagua. Luego amplió el juvenil Fer­nando Romero con golpe de cabeza tras un centro de Franco desde la derecha.

Diferencia plenamente justi­ficada para los tricolores que manejaron el juego ante un adversario que no se acomo­daba aún dentro el campo.

En la complementaria fue expulsado Miguel Jacquet por doble amarilla en Nacional, por eso el equipo se replegó. Santaní metió presión en los minutos finales, logró descon­tar por intermedio de Cris­tian Ovelar, de penal. La falta previa fue del zaguero Garay contra Sequeira.

Tras el gol, los locales se ani­maron, fueron a buscar el empate, pero ya fue tarde, porque Nacional se paró bien atrás y mantuvo la diferen­cia para consumar su primera victoria en la temporada.