Buenos Aires, Argentina. AFP.

El éxtasis de la pasión futbolera en Argen­tina se desata hoy al jugarse un inédito superclá­sico por la final de la Copa Libertadores de América 2018 entre Boca Juniors y River Plate, tan populares como predestinados a hacer historia. El primer escenario será la mítica Bombonera de Boca, la que tiembla cuando miles de espectadores saltan y gritan en las tribunas.

Es la primera vez que se cru­zan en la final de la Liberta­dores, desde que este torneo, el más deseado por sus hin­chas, se inició en 1960. “Es el partido de los sueños”, dijo el ex seleccionador Marcelo Bielsa, ahora DT de Leeds United de Inglaterra.

La emoción corta el aliento a cualquiera en Argentina. Solo ambos clubes nuclean al 70% de los aficionados. Mejor ni pensar en la tensión de llegar a definir el título por penales en el partido de vuelta. Solo dos veces se enfrentaron en una final en un siglo por un título oficial. En 1976, Boca le ganó a River por 1-0 y se consagró campeón del Nacio­nal. River, por su lado, ganó la Supercopa argentina este año al imponerse 2-0.

La locura se reflejó en la venta de entradas. Plateas, que cos­taban 90 dólares en semifi­nales, se revenden a 25.000 dólares en ofertas demencia­les. Solo pueden entrar a La Bombonera 53.000 perso­nas y al Monumental 67.000. “Harían falta tres bombone­ras”, ilustró Daniel Angelici, titular xeneize.

“La pelota es una fuente de unión”

RODOLFO D’ONOFRIO - Pdte. de River
RODOLFO D’ONOFRIO - Pdte. de River

El ingreso de hinchas visitan­tes estará impedido en los dos encuentros para evitar actos de violencia. El titular de Boca, Angelici, dijo que “los hinchas argentinos pue­den estar orgullosos de que dos equipos del país hayan llegado a la final”. D’Ono­frio señaló por su lado que “el que gane estará feliz y el que pierda habrá jugado una final. Al otro día, el mundo sigue con su vida diaria”.

“Escucho frases como ‘de vida o muerte’. Y entre tan­tas tonterías digo que es un juego, que no nos cambia la vida y que la pelota es una fuente de unión”, dijo D’O­nofrio. Angelici dijo lamen­tar que “muchos hinchas no hayan podido conse­guir entradas. Tenemos más de 100.000 socios y solo 29.000 tickets populares (sin asiento)”.