Luqueño sigue frenado en el torneo. Ayer, ape­nas pudo empatar 2 a 2 con General Díaz, rescatando un puntito sobre el final de un partido que ya lo tenía casi perdido.

Los puntos en juego eran muy importantes entre estos equi­pos. Quizás por ahí pasó el excesivo respeto que se tuvie­ron ambos. Luqueño resultó favorecido por la derrota de Santaní ante Nacional para no caer en la zona roja del promedio. No obstante, con el empate de nuevo recuperó provisoriamente la punta del torneo junto a Cerro Porteño.

Las águilas comenzaron mejor, pero rápidamente bajaron la intensidad del fút­bol y el protagonismo pasó en poder de Luqueño, que en ese lapso concretó el primer gol por intermedio de Villa­santi, culminando un pase de Giménez.

Pero en la complementa­ria, General Díaz se llevó al campo el gol desde el vestua­rio. Richard Prieto ingresó por Cristian Martínez y de movida en la primera pelota que toca logró la paridad a los 16 segundos.

Luqueño quedó sorprendido y el rival creció porque con la salida de Martínez, Bobadi­lla ubicó a cada jugador en su posición y mejoró el funcio­namiento colectivo, comenzó a sacar ventaja en el ataque y Santa Cruz consiguió el segundo tras un rebote del arquero Medina.

La cosa se volvió complicada para Luqueño. El técnico Flo­rentín tardó un montón para realizar los cambios. El par­tido ya se encaminaba para otra derrota del Auriazul, pero en el minuto 91 de nuevo Villasanti salvó la plata por­que con golpe de cabeza con­cretó el empate final.