Luego de la derrota a domicilio en el par­tido de ida de octa­vos de final de la Libertado­res, Cerro Porteño reanudó ayer sus trabajos, no sin antes tener las palabras del gerente deportivo, el uruguayo Daniel Enriquez, quien en conferencia de prensa pidió que la derrota no sea presen­tada como una catástrofe.

“A veces las cosas se toman con mucho dramatismo cuando no lo hay. Nosotros iremos a buscar la clasifi­cación allá (en San Pablo), nunca dijimos que iba a ser fácil. Es un resultado de fút­bol reversible, la prensa y los hinchas piensan que es una catástrofe”, reconoció el portavoz.

Del trabajo que se realiza en el club con el plantel superior, admitió: “Lo que hacemos es fundamental, es a mediano plazo e hicimos un esfuerzo para reforzarnos. Perdimos un partido muy difícil, sabía­mos qué rival teníamos al frente, cosa que no nos gusta, aún nos queda un partido. No tuvimos las respuestas que esperábamos en los contra­golpes”, lanzó al hablar de los jugadores con los que contó Zubeldía dentro del campo.

“Intentaron y no pudieron ante un gran rival. En el pri­mer tiempo el rival no nos llegó y nosotros tuvimos una situación, la primera etapa no fue atractiva por parte de ambos equipos”. Mencionó que en el departamento médico también renunció el Dr. Fernando Núñez. “La próxima semana tendríamos un reemplazante”, reconoció.

En cuanto a la lesión de Rodrigo Rojas, se aguarda el informe médico, pero no sería alistado el lunes ante el 3 de Febrero.