Zagreb, Croacia. AFP.

Lágrimas y gritos de ale­gría, abrazos y cánti­cos, petardos y ben­galas: Croacia se desmelenó después de su histórica vic­toria en la Copa del Mundo contra Inglaterra, que depara una final contra Francia, la primera para los balcánicos. “¡Croacia, en una final de la Copa del Mundo! ¡Es tan her­moso! ¡Milagro de todos los milagros en Rusia!”, gritó extasiado el comentarista de televisión Drago Cosic, de HRT estatal, cuando el par­tido terminó.

Croacia venció a Inglate­rra por 2-1 gracias a un gol de Mario Mandzukic en el segundo período del tiempo extra.

Zlatko Dalic, entrenador croata.
Zlatko Dalic, entrenador croata.

Miles de aficionados que se congregaron en la zona de aficionados más grande del país, en la plaza principal de Zagreb, desafiaron la llu­via ocasional para animar al equipo apodado Vatreni, mientras veían el juego en una pantalla gigante.

“No tenemos intención de parar ahora”, dijo el entre­nador Zlatko Dalic poco después del partido. “Lo que mis chicos jugaron es para la historia. Seremos cam­peones del mundo, si Dios lo quiere. No hemos dicho la última palabra”, agregó. Tanto Modric como Man­dzukic se hicieron eco de las palabras de su entrena­dor. “Pode­mos estar orgu­llosos y felices, pero no queremos parar aquí”, dijo Modric y sentenció: “Íbamos paso a paso. Nuestras declaraciones fueron modestas, pero tuvi­mos una gran fe (en nosotros mismos), es por eso que esta­mos donde estamos”.

Indicó que “solo los grandes equipos pueden ser tan valientes y regre­sar des­pués de perder 1-0 ante Inglaterra”, dijo Man­dzukic expresando opti­mismo por la final del domingo. “Perdíamos y vol­vimos. Fuimos como leones. Disfrutamos en el campo y así será también en la final”.

Los croatas dieron rienda suelta a su alegría en Zagreb tras la clasificación a la final.
Los croatas dieron rienda suelta a su alegría en Zagreb tras la clasificación a la final.

NADIE LO IMAGINABA

El presidente de la Federación Croata, Davor Suker, uno de los líderes del equipo semifina­lista hace 20 años, admitió que “luego de lo de 1998 nadie pensaba que esto volvería a ocurrir”. “Pero sucedió, y quiero agradecerles a los muchachos, al entrenador. Es un honor para los fanáticos y para todos nosotros. Es increí­ble: ¡Croacia está en la final de la Copa Mun­dial de la FIFA!”, exclamó.

En contrapartida, una ola de euforia inicial se transformó en desilusión cuando 30.000 hinchas llenos de cerveza en el Hyde Park de Londres vieron la derrota de Inglaterra frente a Croacia. Miles de fanáticos apesadumbra­dos salieron rápidamente del lugar, mientras algunos se quedaban para aplaudir el sor­prendente éxito del joven equipo inglés en Rusia que llegó a semifinales de un Mundial por primera vez desde Italia-1990.

“Uno de los goles más importantes”

IVAN PERISIC - JUGADOR CROATA
IVAN PERISIC - JUGADOR CROATA

“Ha sido uno de los goles más importantes (de la historia de Croa­cia) y nos ha servido para llegar a la final”, dijo Ivan Perisic con relación al tanto de su compañero Mario Mandžukic.

Elegido el mejor jugador del partido, Perisic aseguró que “fue un juego muy difícil. Todos sabíamos lo que estaba en juego y lo que representa una semifinal para un pequeño país como Croacia”, aña­dió. “Comenzamos lentamente, pero demostramos nuestro carác­ter, tal como habíamos hecho en las dos eliminatorias precedentes, en las que siempre comenzamos perdiendo. No solíamos ser tan fuertes mentalmente”, admitió el centrocampista.

Sobre la final, Perisic aseguró que “Francia es un equipo fantástico”.

“Será un partido difícil. Debemos preparar la final”, advirtió.