La suspensión de Ramón González Daher como dirigente de todos los deportes obligará a la Asociación Paraguaya de Fútbol a convocar a una nueva asamblea para elegir al sucesor como vicepresi­dente de la entidad y como tal, representante ante el Comité Olímpico Paraguayo, tam­bién como vicepresidente.

En su momento, el propio presidente Robert Harri­son había informado de la suspensión de su vicepre­sidente y entonces amigo, Ramón González Daher, de toda actividad como diri­gente, por parte de la propia FIFA. La comisión de Ética y Cumplimiento, un orga­nismo de control de la Con­federación Sudamericana de Fútbol, había hecho el estudio de integridad de los entonces candidatos al Consejo Ejecu­tivo, por pedido expreso de la Asociación Paraguaya de Fútbol, que en ese momento no contaba con la comisión de ética que sí la tiene ahora con su nuevo estatuto.

Harrison en conferencia de prensa en Mburuvicha Róga había confirmado la suspen­sión en febrero de este año y se aguarda la notificación oficial.

Ayer se especuló por todos lados y de manera extraoficial, que el TAS (Tribunal Arbitral del Deporte) rechazó la ape­lación del dirigente luqueño, pero tampoco la APF noti­ficó al afectado. El dirigente, como todos los actuales miem­bros del Consejo Ejecutivo, se sometieron a un examen de integridad que es disposi­ción de la FIFA. El resultado de su examen fue tomado por la Comisión de Ética y Cum­plimiento de la CSF.

En caso de que se con­firme la cesantía del diri­gente luqueño, conforme a los nuevos estatutos de la Asociación, se debe convo­car a una asamblea general extraordinaria para la elec­ción de un nuevo vicepresi­dente. Actualmente son Car­los Sosa Jovellanos y Javier Díaz de Vivar los vicepresi­dentes de la APF.