• PEDRO GÓMEZ ZORRILLA
  • Periodista
  • deportes@gruponacion.com.py

Los puntos perdidos tarde o temprano te pasan la factura. Eso ocurre con Sol de América en el campeonato Apertura. Al igualar ayer ante Gua­raní, fue superior y desa­provechó varias ocasiones, quedó en la tercera posición de la tabla junto a Cerro Por­teño, y miran desde muchos kilómetros de distancia la rauda carrera de los fran­jeados en pos del título. Tiene un plantel de jerar­quía el conjunto unicolor, pero es irregular, no gana dos partidos seguidos y eso lo ubica muy lejos de la posi­bilidad de lidiar por la con­sagración.

Guaraní no hizo un gran partido, pero tuvo ocasiones para vencer al buen cuida­vallas Gerardo Ortiz. Es un equipo muy desordenado. Tiene a Fidencio Oviedo como el guerrero dentro de la cancha, mientras que otros como Jorge Morel y el juvenil Rodney Redes pro­ducen muy poco. Adelante Rodolfo Gamarra es puro talento, pero mostrando muy pocas ganas, mientras que Pablo Velázquez no pesa en absoluto.

El partido fue disputado, porque ambos equipos intentaron lograr la vic­toria, pero quedó como un deseo y nada más. Los auri­negros extrañan a Rodrigo Bogarín, quien en tempora­das pasadas era un jugador fuera de serie. Poco a poco intenta recuperar su nivel, pero está muy lejos de ren­dimientos pasados.