El reciclaje tiene mercado en América Latina y genera una variedad de productos exportables que es consumida en plazas internacionales. Así lo manifestó Gonzalo Roqué, director programático de la Iniciativa Regional de Reciclaje Inclusivo (IRR) y representante de la Fundación Avina de Argentina, quien visitó Paraguay para brindar una conferencia sobre el tema, en el marco del X Congreso de Responsabilidad Social Empresarial, impulsado por la ADEC.

¿En qué consiste la Iniciativa Regional para el Reciclaje Inclusivo?

La Iniciativa Regional para el Reciclaje Inclusivo (IRR) es la principal plataforma regional para la articulación de acciones, inversiones y conocimiento relacionados al reciclaje inclusivo que involucra a actores de los sectores público, privado, organizaciones y recicladores. Tiene como objetivo principal mejorar las condiciones sociales y económicas de los recicladores de oficio, a través del reconocimiento en las políticas públicas y la buena gestión de utilización de los residuos.

La IRR fue creada en el 2011 por el Fondo Multilateral de Inversiones, y División de Agua y Saneamiento del Banco Interamericano de Desarrollo, Coca-Cola Latinoamérica, PepsiCo Latinoamérica, la Red Latinoamericana y del Caribe de Recicladores y Fundación Avina. Actualmente, está presente en 18 países de América Latina, incluyendo Paraguay.

¿Cuál es el principal desafío que enfrentan los países que desean incorporar la IRR?

El principal desafío que enfrentan es el modelo imperante. Hoy las ciudades recolectan sus residuos y los disponen, en el mejor de los casos, de rellenos sanitarios. Sin embargo, esto no siempre es así ya que la mayoría de las veces se vierten los deshechos en lugares abiertos y sin control, lo que ocasiona tremendos problemas ambientales. Haciendo una evaluación de la situación actual de los rellenos sanitarios a nivel regional se puede decir que casi todos están colapsados. Para instalar el nuevo paradigma de reciclaje inclusivo se requiere de un arduo trabajo que implica transformaciones institucionales, culturales y del propio mercado.

¿Qué resultados se han tenido en la región?

El reciclaje inclusivo tiene mucho más camino por recorrer que camino recorrido, pero tenemos algunos países que en su legislación tocan este tema. Por ejemplo, Colombia que ha cambiado toda su normativa y formalizado el reciclaje. Allí se recuperan miles de toneladas de residuos y los recicladores reciben dinero del Estado.

Otro caso exitoso se da en Argentina, específicamente en Buenos Aires, que tiene vigente una política en la que 12 cooperativas poseen contrato con la ciudad y reúnen a 6.000 recicladores que logran recuperar el 15% de los residuos. También destaca Brasil, un país que estuvo bastante avanzado con respecto al reciclaje ya que trabajan con cerca de 100 municipios y empresas para lograr la meta de tener una economía circular (reutilizar residuos volviéndolos recursos).

En Paraguay, ¿qué acciones se tienen previstas desarrollar para implementar esta iniciativa?

El primer paso que dimos fue posicionar el tema en la agenda. Para ello, hace unas semanas, establecimos el primer diálogo con el intendente del municipio de Asunción, que se mostró muy interesado en trabajar con nosotros; el segundo paso fue conformar la mesa local de la Iniciativa de Reciclaje Inclusivo en Paraguay en la que participan la Fundación Avina, Coca-Cola, Pepsico y el BID.

Como tercera medida, se prevé diseñar un proyecto piloto de reciclaje a ser implementado en un barrio de Asunción. Dentro de ese barrio seleccionado se contempla trabajar con todo lo concerniente al ciclo del reciclaje. Esto significa incluir a los recicladores, trabajar con los ciudadanos en cuanto a separación en origen y recolección selectiva, entre otras cuestiones. Esperamos concluir el diseño de este proyecto a fin de año y aplicarlo a partir del 2019.