La hoja de ruta que propone la nueva titular del MIC enumera 5 pilares básicos: 1) atención a las industrias y comercios ya instalados en Paraguay, 2) atracción de inversiones de gran porte, 3) fortalecimiento de las Mipymes, 4) promoción de la economía naranja y 5) la modernización del ministerio. En este exclusivo mano a mano de la Revista FOCO, revela sus planes de acción y metas a futuro al frente de una cartera de Estado que se verá repotenciada con su vasta experiencia y comprobada calidad de gestión.

La noticia de su designación sorprendió a Liz Cramer en su lugar de trabajo. Era un día tranquilo, como cualquier otro, al frente de la dirección de la Fundación Itaú, organización a la que había ingresado en noviembre del año 2013. “Me sentí impactada y muy honrada. No me lo esperaba ni lo había programado”, confesó la actual ministra de Industria y Comercio.

Antes de que este nombramiento la sorprendiera, Liz se había trazado la meta de continuar al frente de la Fundación, realizar una maestría en Responsabilidad Social Corporativa y desarrollar lo programado para este año. Pero todo cambió repentinamente y antes de aceptar esta nueva misión pidió un poco de tiempo para conversar con su familia y organizar algunos aspectos personales. Pero en realidad, en el fondo su corazón ya tenía la respuesta y era un sí a Paraguay.

Desde el principio supo que llevar el timón del Ministerio de Industria y Comercio era un gran desafío, pues es una cartera mucho más amplia, demandante y que abarca más, en cuanto a responsabilidades, comparando con lo que realizaba en la Secretaría de Turismo, donde estuvo como ministra en tres gobiernos diferentes (2006-2013). Precisamente esta experiencia suma una carga de mayor responsabilidad sobre sus hombros. Y es que el camino que ya ha recorrido en el servicio público genera una expectativa de gestión elevada, que se ve obligada a superar.

“Me siento tremendamente exigida, pero es un gran desafío. Pido a Dios me dé mucha sabiduría para obrar, coraje para tomar las decisiones más acertadas y mucha fuerza emocional. En este proceso el apoyo familiar que reciba será importante para hacer un buen trabajo. Sé, como servidora pública que ya fui, que en determinados momentos es la familia la única que te sostiene”, refirió y remarcó que se siente entusiasmada, agradecida, honrada y comprometida con Paraguay.

Luego del informe de gestión de la administración anterior, ¿qué fortalezas y debilidades encontró?

Es una cartera compleja que abarca muchos sectores. Hay cosas que se han hecho bien, pero siempre queda espacio para la mejora. Como fortaleza veo que ha habido una agenda de promoción país. Hay un montón de condicionantes que han sido favorables y la agenda nos ha permitido mostrarnos al mundo.

Queremos sacarle el mejor provecho a todo lo que se haya hecho y lo que veo como un desafío principal es la modernización de la cartera. Hay mucho espacio para introducir tecnología, para poder dar un mejor servicio a la cartera, que tiene muchos procesos y trámites. En algunos aspectos está bastante modernizada y en otros un poco relegada.

Ese sería uno de los ejes de su gestión, ¿cuáles son los otros?

El primero es que tengo un mandato muy particular del presidente de la República, el de ocuparme de las industrias ya instaladas en Paraguay, de entender cómo está la competitividad de cada uno de estos sectores. Hay quizás un espacio para retomar algunas mesas sectoriales para trabajar más focalizadamente.

El segundo se refiere a la atracción de inversiones. Vamos a continuar con la promoción país y nos vamos a focalizar o ser más proactivos para atraer aquellas inversiones, que no solo agreguen capital en sí mismo, sino que sean de bastante valor compartido, ya sea por la imagen país o por el conjunto de lo que brinda su oferta de inversión. Vamos a prospectar las principales inversiones de la región y entender qué nos falta para que vengan al país, para que nos consideren y, de esta forma, avanzaremos con una agenda mucho más marcada.

El tercer eje es el fortalecimiento de las Mipymes. Es el gran desafío, ya que más del 70% de las empresas del país son Mipymes. Creo que el derrame de la economía en Paraguay pasa por las Mipymes. Todos sabemos que hemos hecho muy bien las tareas como país a nivel macroeconómico, pero creo que los retos de combate a la pobreza -ya sea extrema como media- va a seguir siendo un desafío muy grande, que quizás nos va a tocar uno o dos gobierno más, con viento a favor, para poder fortalecer la clase media.

El viceministerio de Mipymes tiene varios programas que pueden lograr una mejor articulación. Hemos visto programas de potenciación de Mipymes de muchas carteras, la ley le da la rectoría del fomento a las Mipymes y vamos a usarla tanto que nos proponemos en 2 a 3 meses hacer el lanzamiento del Plan Nacional de Fomento de Mipymes.

La Senatics tiene un proyecto muy importante en ese rubro. Hay cuestiones de emprendedurismo en el Ministerio de Trabajo, hasta en la Secretaría de Repatriados hay programas que tienen que ver con Mipymes. Es un desafío muy grande ordenar la oferta pública de atención, fortalecer a las Mipymes y formalizar a las que faltan. Esto es lo que va a mover la aguja en cuanto al Índice de Desarrollo Humano (IDH), que es el complemento al desarrollo económico per se.

¿Y el cuarto eje?

La economía naranja en toda su dimensión. Esta va a ser la administración que quiere lanzarla, potenciarla y enarbolarse con esa bandera. Creemos que es el sector de la economía que merece una atención particular porque es donde podemos crecer exponencialmente. Esto no significa que vamos a dejar de lado otras cuestiones, solo son priorizaciones.

¿Cuáles serán las acciones que emprenderán para erradicar el flagelo del contrabando?

La agenda que no podemos descuidar y con la que, por el contrario, tenemos una exigencia y una necesidad imperiosa es la del contrabando. Han sido años más tranquilos, porque el factor cambiario ha hecho que así sea, pero aparentemente existen unas condiciones que son más propensas a potenciar eso.

El presidente Abdo se ha comprometido fuertemente a combatir esto con toda su impronta, con toda la fuerza que la institucionalidad pueda hacerlo. En esa batalla, a nosotros nos toca apoyar todo lo que es la lucha en sí, pero también nos corresponde concretamente una dirección de Comercio Interior donde están todas las fiscalizaciones. En lo que es la lucha del contrabando tenemos un rol protagónico inexcusable, si bien liderado por Aduanas y por alguna figura de coordinación de lucha contra el contrabando, nuestro rol es protagónico en el tema que nos compete, en la unidad de Comercio Interior, y allí tenemos muchísimas oportunidades de mejora. Hay muchas cosas que hacer para crear metodología, para mitigar riesgos, para potenciar con tecnología. Tenemos confianza en que podremos cumplir de la mejor manera posible nuestro rol.

En el tema de la competitividad ya estamos trabajando hoy, estamos recepcionando todos los reclamos de los distintos sectores y entendiendo cuál es nuestro papel en cada uno de ellos, qué debemos negociar, que cosas necesitan articularse, qué falta. Creo que tenemos algunas victorias ya para ofrecer y que de aquí a poco las podré anunciar.

¿En qué otros sectores se deben invertir para asegurar el crecimiento sostenido que ha tenido Paraguay en los últimos años?

En términos generales, la utilización de nuestra energía es clave para el país por lo que ya se viene y se debe tener siempre una mirada en el sector de atracción de inversión. Debemos invertir en sectores concretos de la economía en los que Paraguay tiene chances reales de competir, muchos de ellos tienen que ver con el sector alimenticio como la carne, los lácteos, las oleaginosas, los productos frutihortícolas, y demás, pero ahí también entra la economía creativa donde tenemos muchas oportunidades de competir. Otro sector que nos entusiasma mucho también es el forestal; ahí tenemos oportunidades de reforestación a través de industrias que den un vuelco importante a nuestra economía.

¿Rediex volverá a tomar protagonismo como en sus inicios?

Veo que hay una oportunidad enorme de reformularla, repotenciarla. Hemos recibido sugerencias del sector privado de reactivar mesas que atiendan sectores. Creemos que a través del préstamo que estamos en puertas de conseguir, para la siguiente etapa de Rediex vamos a poder reformularla y esta no será a puertas cerradas sino compartiendo con los sectores claves, pues nuestro interés es que Rediex sea útil y práctica.

No haremos un diseño de gabinete de lo que a nosotros se nos ocurre, sino que vamos a buscar la experiencia pasada, de lo que funcionó y de lo que nosotros creemos que ahora tiene posibilidades de ser potenciado, pero lo que sí podemos asegurar es que Rediex no va a estar más en el Viceministerio de Industria, sino que va a volver a tener un protagonismo de vínculo directo con el ministro porque debe articularse con los otros dos viceministerios también. ¿Cómo va a quedar o qué mesas vamos a tener? Todos esos detalles ya son cuestiones de forma, lo que es de fondo es que vamos a repotenciar Rediex.

En otros países existe la figura del ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Dada su vasta experiencia en el sector, ¿sería factible llevar adelante este proyecto?

Si bien existe en muchos países, es algo que no me lo he propuesto. El sector del turismo no está alineado con esa mirada por tanto no es una batalla que yo voy a llevar. No está en mi agenda, al contrario, creo que la Secretaría de Turismo va a recibir nuestro apoyo, definitivamente, en la parte que nos afecte, al igual que vamos a apoyar a otras carteras del Estado. Es muy importante esta pregunta, dado que siempre despierta interés atendiendo mi pasado, pero creo que los sectores quieren un ministerio porque necesitan un mayor potencial de desarrollo de su área, más presupuesto, mayor capacidad de lo que tienen que hacer. En algunos casos una secretaría como la Senavitat es tremendamente grande e importante, mucho más que la cartera del Ministerio de Industria y Comercio, en cuanto a presupuesto.

Si el día de mañana se llega a plantear eso lo analizaremos, pero creo que el sector ni siquiera se lo ha planteado. Yo misma no lo tengo en mi agenda ni está en mi ánimo, pero sí está presente el firme propósito de apoyarles desde aquí, porque el corazón siempre está por Paraguay.

¿Un mensaje final?

Creo que el crecimiento y el sostenimiento de Paraguay es un trabajo conjunto de los sectores público y privado. Desde nuestro rol haremos lo que sabemos hacer, que es ser gestores, promotores, articuladores, agentes de fomento y confiamos en que el sector privado nos va a dar su apoyo para que podamos servirles mejor. Vamos a buscar un mayor entendimiento y a ser una administración muy abierta en cuanto a la articulación y la negociación. Esperamos poder honrar de esa manera la confianza del Presidente, las expectativas y los buenos deseos que nos han hecho llegar.

PERFIL

• Directora ejecutiva de la Fundación Itaú Paraguay, gestionando programas de responsabilidad social empresarial del banco.

• Máster en Administración de Empresas (España/Paraguay).

• Máster en Administración Hotelera (Italia).

•Licenciada de Hotelería y Turismo (EEUU).

• Posgraduada en Políticas y Estrategias de Desarrollo Turístico (Italia).

• Experiencia laboral de más de 19 años en el sector privado, tanto en Paraguay como en EEUU, en diversas áreas como hotelería, líneas aéreas, consultorías de gestión empresarial y docencia universitaria.

• Ministra de la Secretaría de Turismo del Paraguay desde el 2006 en forma continua, bajo 3 diferentes gobiernos de distintos signos políticos.

• Miembro del Consejo Ejecutivo (ad honorem) de Juntos por la Educación, Sistema B, entre otros.