Banco Itaú Paraguay SA presentó su Reporte de Sustentabilidad con los detalles sobre su desempeño económico y socioambiental durante el 2017. Uno de sus principales logros fue haberse posicionado por segundo año consecutivo, como la mejor empresa para trabajar, de acuerdo al ranking GPTW.

La divulgación de este nuevo Reporte de Sustentabilidad –el sétimo desde que el banco ha implementado esta práctica de transparencia y rendición de cuentas frente a sus públicos– se dio en el contexto de un encuentro con aliados del banco y la Fundación Itaú, representantes de diferentes organizaciones públicas y privadas y colaboradores de distintas áreas de la institución financiera. “Para nosotros este es un momento muy especial en el que abrimos las puertas del banco para mostrar a todos la forma en que trabajamos diariamente, con la intención de alcanzar nuestra visión de ser el banco líder en performance sustentable y satisfacción de los clientes”, dijo Patricia Torrents, gerente de Sustentabilidad y Calidad de Servicio de Itaú.

El documento está desarrollado con base en la metodología del Global Reporting Initiative, y los delineamientos para la construcción de Comunicaciones de Progreso del Pacto Global de las Naciones Unidas, acuerdo voluntario del cual Itaú Paraguay participa activamente desde 2013 para contribuir con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Por este motivo, a lo largo del informe, se indican los Objetivos de Desarrollo a los que están relacionadas las prácticas e iniciativas de la entidad.

En las primeras secciones del reporte se incluyen informaciones sobre la historia de la institución, su estrategia de negocios, sus valores y cultura organizacional, resultados de los desafíos establecidos en 2017, estructuras de gobernanza y gestión de riesgos, entre otros datos.

Además de presentar datos como los principales índices financieros, demostraciones contables y la composición de la cartera de crédito, el apartado Desempeño Económico y Financiero, muestra el valor económico generado por Itaú a través de sus operaciones en 2017, el cual alcanzó en el año los G. 1.418.761 millones.

En la sección sustentabilidad se muestra el proceso que se siguió para definir el contenido de la memoria, el cual implicó consultas con los grupos de interés y órganos de gobierno de la entidad. También se describe la estrategia de sustentabilidad en los negocios de Itaú y las principales iniciativas en cada uno de sus ejes estratégicos de sustentabilidad: Educación Financiera, Riesgos y en cuanto a los colaboradores, el documento brinda informaciones sobre procesos de selección, capacitación, evaluación de desempeño, remuneraciones y compensaciones, tratamiento de denuncias de desvíos éticos, y el programa de calidad de vida, entre otros datos.

El reporte menciona que el 80% de los colaboradores pertenecen a la Generación Y, y que el 56% son mujeres. En el 2017, se invirtieron más de 23.300 horas de formación y por segunda vez consecutiva Itaú recibió el reconocimiento de la “Mejor Empresa para Trabajar en Paraguay” por Great Place to Work Paraguay.

En el año, se implementaron nuevas opciones y funcionalidades en las plataformas de servicios digitales para facilitar el día a día de los clientes, dentro de las cuales se destacan el lanzamiento de la aplicación Itaú Pagos y las novedades en la aplicación ItaúPY para la contratación de productos. En total fueron 10,6 millones de transacciones las realizadas a través de 24 horas en Internet y Mobile Banking.

En la encuesta anual de satisfacción de clientes, Itaú obtuvo 8,9 puntos para personas físicas y 8,4 puntos para personas jurídicas. Durante el año se ofrecieron charlas sobre educación financiera que alcanzaron a más de 9.500 clientes (42.300 clientes desde que se iniciaron las charlas en el 2011).

En la relación con sus proveedores, se desarrollaron espacios de formación sobre derechos de la niñez y la adolescencia, medidas en casos de violencia contra las mujeres y emprendimiento. Además Itaú contó en el 2017 con el apoyo de más 941 proveedores activos adheridos al Código de Ética de Proveedores.

El impacto en la sociedad también fue analizado y se mencionan más de 100 iniciativas socioculturales, en las cuales el banco y la Fundación Itaú lograron alcanzar en conjunto a 137.180 personas de 31 localidades del país. Parte de este impacto fue generado a través de los programas de voluntariado corporativo que el banco pone a disposición de sus colaboradores, quienes en el año ofrecieron más de 9.200 horas de trabajo.

En el 2017, la Fundación Itaú logró aumentar en 9% la cantidad de personas beneficiadas por sus iniciativas, y se aumentó en 7% el número de personas que participaron de acciones de educación financiera, impulsadas por el banco.

En cuanto al medio ambiente, la entidad bancaria divulgó e implementó su nueva Política de Gestión de Riesgo Socioambiental junto con sus procedimientos para evaluar aspectos sociales y ambientales en operaciones de crédito de clientes. Internamente, se consiguió destinar 11.400 kg de residuos para reciclaje. Por otro lado, se emitieron 891 toneladas de dióxido de carbono, las cuales serán compensadas junto con las emisiones de años anteriores a través del apoyo a la conservación de reservas naturales.

El reporte culmina con los desafíos establecidos para el período 2018, alineados a las prioridades estratégicas de Itaú. El documento se encuentra disponible en el sitio web del banco www.itau.com.py y en la página del Pacto Global www.unglobalcompact.org.